Temas Especiales

08 de Mar de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Desorden universitario

No he percibido en los diferentes medios de divulgación opiniones opuestas a la decisión tomada por los regentes izquierdistas de la Uni...

No he percibido en los diferentes medios de divulgación opiniones opuestas a la decisión tomada por los regentes izquierdistas de la Universidad de Panamá de cerrar la misma indefinidamente, debido a los recientes disturbios allí producidos, lo que pareciera ser una aprobación a tal decisión.

Yo sí discrepo, porque la acción honesta y lógica era y es la de expulsar a los 20 ó 30 conocidos actores revoltosos, porque no son más, pero como estos forman parte de su clan prefieren perjudicar a los otros miles de estudiantes serios, a quienes sí les interesa aprovechar la oportunidad que le brindamos todos los panameños que pagamos impuestos. La idea es que los provocadores se mantengan allí perennemente, pero haciendo ver que están actuando con firmeza y así permitirles futuras confrontaciones ideológicas y politiqueras. ¿Hasta cuándo les van a continuar dando “ advertencias ” si se sabe que siempre son los mismos que vemos por TV?

La realidad es que en nuestro país muchas decisiones se toman para beneficiar a ciertas minorías, si de por medio existe un interés mezquino.

Por falta de espacio, mencionaré solo algunos casos: Los asesinos tienen mil derechos, pero las víctimas no y si algún funcionario de policía o del Ministerio Público comete un mínimo error de procedimiento inmediatamente quedan libres, aunque haya constancia indudable de su culpabilidad (Caso Sáenz) es una forma fácil de hacer liberar a quien se quiera.

Los ¿errores? costosísimos de muchos funcionarios los pagamos todos los demás y ellos quedan tan campantes, nadie está preso. Pocos propietarios de armas con licencia las han utilizado para delinquir, pero la solución fue prohibir los permisos de armas legalizadas, dejándonos a merced de delincuentes, que no necesitan permisos. En algún momento “ alguien ” pagó al IDAAN con un cheque sin fondos, pero en vez de cumplir la Ley, ahora todos debemos pagar con cheque certificado que tienen un costo en dinero y trámites. Otro: El MIVI recauda los Depósitos de Arrendamiento, que no son en pago de nada ni siquiera es dinero del que el Estado puede disponer, pero, igualmente, exigen cheques certificados.

Las escuelas están obligadas a recibir a niños discapacitados, pero como estos requieren de mucha más atención, los maestros tienen que descuidar a todos los otros. En algún momento hubo inquilinos que no podían o no querían pagar alquiler y se dispuso una ley de vivienda que acabó con las casas de alquiler y ahora vemos casas que se caen a diario y falta absoluta de viviendas de alquiler para quienes sí pueden y quieren pagar y, como siempre, la “ solución ” es que en vez de inversiones beneficiosas, se distraen fondos para construirles algunas casas a estos grupos. Igualmente, al Banco Hipotecario casi nadie le paga, a costa de todos los bobos que pagan impuestos. En el muy publicitado caso del dietilenglicol, en vez de a los ejecutivos y para distraer atención, se pretendió encausar a la Directiva, que solamente son deliberantes.

Y así hay muchos otros casos de distorsión en cuanto a leyes y actos administrativos.

*Empresario.jcorream@cwpanama.net