Temas Especiales

07 de Jun de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Viene el lobo

A finales del siglo pasado varios economistas empezaron a predecir la caída del dólar y el posible fracaso de la economía capitalista. Y...

A finales del siglo pasado varios economistas empezaron a predecir la caída del dólar y el posible fracaso de la economía capitalista. Ya desde 1989 habían visto la caída del socialismo arrastrado por su crisis económica.

Nadie creyó en las amenazas del supuesto Crash of 1999. Sus predicciones fallaron por siete años, desde octubre de 2007 la economía mundial, especialmente la norteamericana, inicia una espiral descendiente.

Muchos fueron los que nos dijeron que saldrían de ella para finales del 09 y ya en el 2010 estarían nuevamente en crecimiento. Los esfuerzos del gobierno norteamericano y gobiernos de Europa ayudando a la banca y la industria fueron de antología. Billones de dólares se inyectaron a las empresas para mantenerlas a flote, grandes fusiones se dieron, recortes de salarios y despidos masivos. Sin embargo, la caída, aunque disminuida, no pudo ser frenada. Panamá, según nuestros economistas, podía esquivar la caída, la ampliación del Canal y una banca conservadora ayudaría a mantenernos lejos de la recesión.

Cuando, después de varios años creciendo a un promedio mayor del ocho por ciento (8%) se empezó a estimar que en el 2009 podríamos tener un tres por ciento (3%) de crecimiento, muchos vieron esto como positivo dentro del marco de lo que ocurría alrededor nuestro.

Pero el gobierno de Martín Torrijos despide su gestión con un presupuesto para el 2009 mayor que todos los anteriores, evidentemente desconociendo o no aceptando la posible contracción económica. Pero si hubo irresponsabilidad en ese presupuesto, ¿qué pensar del propuesto y aprobado por el nuevo gobierno?

Para el 2010 aumentan aún más el presupuesto, aumentan los presupuestos de operación y proponen 12,000 millones de dólares en inversión en los próximos cinco años. Evidentemente los economistas del gobierno no vislumbran una contracción, mucho menos una recesión.

Pero el lobo está a la vuelta de la esquina.

El crudo sigue subiendo, el dólar se sigue devaluando, países, desde el Emirato de Dubái hasta nuestra América, enfrentando desempleo, disminución económica y recesiones.

¿Por qué habría Panamá de ser diferente? Por sectores, los países compradores de Zona Libre están afectados y comprarán menos, los compradores de apartamentos extranjeros tienen menos recursos y comprarán menos, habrá menos turistas, por ende, tendremos más desempleo y un costo de vida mayor.

Los colmillos del lobo de la recesión están ya saboreando nuestra economía. Estos son tiempos de austeridad, ahorro, de inversión del Estado en proyectos que generen mano de obra, son tiempos en los que el Estado tiene que incentivar y ayudar a las empresas existentes, apoyarlas y no corretearlas.

Para los inversionistas extranjeros y locales es importante sentir en tiempos difíciles que es preferible invertir que ahorrar, pero si equivocamos las políticas preferirán ahorrar y esperar, antes que invertir.

Los índices económicos mensuales que publica la Contraloría General de la República muestran la disminución durante los últimos tres meses, el desempleo sigue creciendo, ¿qué otra señal pretende necesitar el gobierno nacional para empezar a actuar?

Quizás nos dijeron tanto que el lobo venía, que ahora que llegó nadie lo cree.

*Ingeniero y analista político.marognoni@cwpanama.net