Temas Especiales

13 de Aug de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Confiemos en el 2010

Un año más se nos va y lo que queda del 2009 se presta para hacer un balance de nuestros hechos pasados, y proyectarnos en nuestro futur...

Un año más se nos va y lo que queda del 2009 se presta para hacer un balance de nuestros hechos pasados, y proyectarnos en nuestro futuro. Nos merecemos tener un país lleno de esperanzas, de paz y de cosas buenas para disfrutar y pasarla bien. Confiemos que en el 2010 la calidad de vida que anhelamos se haga realidad.

En campaña electoral se nos ofertó cambios y mejoras en educación, transporte, vivienda, salud, transparencia, seguridad ciudadana y jurídica. Y, en ese contexto el panameño no olvida y es muy exigente. A la par, no debemos olvidar y exigir la erradicación del trabajo infantil y de los niños en la calle, la ingesta excesiva de alcohol, el consumo de drogas ilícitas, las enfermedades de transmisión sexual, el delito contra la libertad e integridad sexual, los embarazos precoces, la pobreza, la violencia en las calles y en los hogares, y de los perversos programas televisivos. Asimismo, hay que perfeccionar la democracia existente para que no se repitan hechos pasados lamentables. Confiemos que en el 2010 las autoridades de gobierno cumplan con lo prometido y veamos cambios satisfactorios en estos aspectos.

Igualmente, hemos observado a personajes del ambiente político, comentaristas y analistas enfrascarse en discusiones estériles en la que cada parte quiere resaltar sus razones y pierden el control del tono, volumen y formas de hacerse entender convirtiendo las palabras en un pugilato verbal y en un campo de batalla que ninguno quiere dar tregua. Confiemos que en el 2010 las diferencias se solucionen con madurez, autodominio, y sentido común.

Hay que dejar de lado el orgullo y pedir perdón por los errores cometidos. El perdón engrandece a quien lo da y ennoblece al que lo recibe. Y, si andas buscando la manera de obtener lo que te hace falta sin importarte si haces daño a otros y deseas lo que otros tienen y no puedes, te sugiero que te des tiempo para cuidar lo que has logrado. Confiemos que en el 2010 aprendamos a eliminar la mediocridad, la envidia y el egoísmo.

Alza tu voz de protesta cuando lastimen el honor de tu país, y lesionen tus derechos y el de otros. Recicla los desechos, es sumamente necesario, aprendamos a cuidar nuestro mundo. A tus hijos dale libertad, pero con límites hasta que sean dueños de sus vidas. Ama a tu pareja y no la abandones por cosas sin importancia.

Aléjate de las malas amistades y no midas a tus amigos por el número de ellos, sino por la calidad de sus actitudes. Aprecia a los que siempre han estado contigo en las buenas y en las malas.

Y, si has pasado por mucho dolor, angustias e incertidumbres, arrincona el daño que te hicieron los que jugaron con tus sentimientos. Destierra el pesimismo y afánate por ser optimista.

No te encierres en el corral de tu pasado, vive en el campo abierto de tu futuro. Confía en que el 2010 se curarán tus heridas y volverás a sonreír con alegría y con más ganas de vivir.

Sueña, ríe, canta, baila, y ama como si fuese el último día de tu vida. Y, que Dios nos ayude en nuestros propósitos para este año. Confiemos que el 2010 será realmente “ nuestro año ”. ¡Feliz Año Nuevo!

*Especialista de la conducta humana.gemiliani@cableonda.net