Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

¿De dónde vienen nuestras almas o espíritus?

El tema de las almas es motivo de muchas meditaciones. ¿De dónde vienen las almas?, ¿cómo surgen las almas / espíritus? Frecuentemente s...

El tema de las almas es motivo de muchas meditaciones. ¿De dónde vienen las almas?, ¿cómo surgen las almas / espíritus? Frecuentemente se dice que las almas de los seres que han pasado a mejor vida, reencarnarán en los seres que están por nacer.

Esta afirmación está condicionada al transcurrir de un siglo, pero este hecho agravaría el inventario, no habría almas disponibles para alojarse en los seres por nacer. Los seres que mueren siempre son menos que los que nacen. Solo hay que observar el crecimiento poblacional de cualquier lugar para percatarse de que los seres por nacer estarían formando filas en espera de recibir un alma y que esta se aloje en el futuro ser viviente.

Definitivamente, que la única vía creíble y mi pensamiento apunta en esa dirección, es que es un ser divino, un ser superior, Dios, el Creador de nuestras almas.

Dios es el creador de las almas / espíritus que han de alojarse en los seres próximos a nacer, aún cuando termine aceptando que las almas de los seres muertos también se alojan en los seres por nacer, pero pasados cien años después de la muerte.

Hay muchos hechos sobre naturales que nos inducen a análisis que tienen que ver con el más allá y estos no tienen más explicación que hechos espirituales vinculados a las almas de seres desaparecidos.

Así fue el caso que explico: en noviembre 24 de 1995 vino a mi mente el recuerdo muy fuera de lo usual, insistente, de la existencia de mi abuelo, Ramón del Cristo. Yo había comprado un billete que contenía su día de nacimiento y edad de muerte, craso error, según los entendidos, debí comprar el número de la fecha de su muerte.

Ese día, en la medida que se acercaba el sorteo, mi pensamiento se hacía más intenso, casi perceptible e inclusive escribí en ese momento un artículo y unos versos para él.

A la hora del sorteo, el número de su fecha de muerte salió en primer premio. Terminado el sorteo su espíritu se alejó abruptamente, curioso, yo diría que solo le faltó hablarme.

Pienso que desde el más allá el espíritu de mi abuelo se había conectado psíquicamente conmigo, como ya lo expresé.

He traído a colación este episodio porque si el alma de mi abuelo hubiese estado alojada en otro ser viviente, el episodio relatado no hubiese ocurrido.

Con justa razón, escribimos sobre nuestros seres en invocaciones cuasi espirituales, que tienen mucho sentido y al acudir a la tumba de nuestros familiares y hablamos con ellos, existe lógica y razón de ser de ese acercamiento espiritual.

Así son las cosas.

*Empresario.juramor777@hotmail.com