Temas Especiales

19 de Ene de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Confrontación del presidente ante hechos legales

Las declaraciones que diera el presidente de la República, pese al derecho que le asistió, fueron desafortunadas. Se trata de una confro...

Las declaraciones que diera el presidente de la República, pese al derecho que le asistió, fueron desafortunadas. Se trata de una confrontación estéril, que debió presentar en forma elocuente, sosegada, aunque, en verdad, molesta ser cuestionado por migajas, etc. Se observó un mandatario molesto, casi perdiendo el control.

Los motivos que lo llevaron a esa lamentable actuación los comparto con el mandatario, pero no la forma expuesta. Sus programas sociales son de indiscutible calidad, sus acciones muy positivas, pero no dan lugar a su lamentable error, lo afirmo sinceramente. Sin embargo, estoy muy de acuerdo con él, pero, no creo que por tener una agenda positiva, esta le dé derecho a cometer tan triviales errores.

Sus buenas obras no son razón para que se tengan como costumbre las contrataciones directas como el arroz de todos los días. Mi posición pareciera contradictoria, pero no es así.

Lo que ocurrió con el mandatario es que la forma irascible como presentó su protesta, la que también es su derecho, le hizo perder el control y por ende el derecho y la razón que le asistía. Usted puede tener la razón, pero si no hace valer ese derecho con ecuanimidad y acierto, entonces, termina perdiendo la razón que le asistió.

Pienso que si el señor presidente hubiera dicho: Si los medios no están de acuerdo, en este caso con las Contrataciones Directas, lo primero que debieron haber hecho, cuando el Gobierno Nacional se las otorgó, fue rechazarlas de plano, porque, al no haber actuado de esa manera, estaban avalando la costumbre de las contrataciones directas como lo viene haciendo el Gobierno Nacional y todos los gobiernos anteriores, porque en verdad, no se trata de actos ilegales, sino que se presta para malas interpretaciones. La mujer del César no solo debe ser honesta, sino, parecerlo, sobre todo si hay familiares de por medio. Las contrataciones directas que han favorecido a los medios les limita el derecho a lanzar críticas sobre estas al gobierno. Los medios televisivos han perdido el derecho, al menos en ese caso, a criticar, lo que para ellos estuvo muy bien.

Viene a mi memoria una anécdota que escuché a un amigo y que viene como anillo al dedo. Veamos: “ Decía un personaje que ser dictador era malo, siempre y cuando el dictador no fuera él ”. En lo referente a las contrataciones directas, parecen ser malas, pero no lo fueron en su momento para los medios. Nadie les quita a los medios el derecho que tienen a divulgar la verdad, los hechos, etc. pero hay que tener autoridad moral, lo que les faltó en esta ocasión.

Así son las cosas.

*Empresario.juramor777@hotmail.com

***