Temas Especiales

22 de Oct de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Eficiencia energética

Me ocupa en esta ocasión el tratar el tema de uso efectivo de la energía. De igual manera, sugerencias al sector industrial y gubernamen...

Me ocupa en esta ocasión el tratar el tema de uso efectivo de la energía. De igual manera, sugerencias al sector industrial y gubernamental y al ciudadano común y corriente.

No es un tema ajeno a nadie en estos días. La energía tiene un valor que poco percibimos hasta que nos hace falta. Por ejemplo, cuando no tenemos aire acondicionado, agua caliente, luz o simplemente se nos está quedando el auto sin combustible. Sin embargo, poco se hace por conservar la energía a nivel particular, lastimosamente basados en la premisa de que podemos pagar la cuenta de electricidad, gas y/o llenar el tanque de combustible.

La eficiencia energética está al alcance de nuestras manos de manera inmediata. No requiere de grandes inversiones, es barata, reduciría las emisiones de carbono, baja la dependencia del petróleo, disminuye la factura petrolera, no requiere deforestar para obtener etanol y no depende del clima; como la energía solar o la eólica. Tampoco produce las incertidumbres e inconformidades que producen las plantas nucleares, no toma décadas en construir ni requiere mayores pruebas acerca de su efectividad. En resumen, se trata solo de un cambio de actitud y del esfuerzo conjunto de todos los que usamos energía.

Quiero enfatizar que el reducir el consumo no se trata necesariamente de dejar de usar energía. Existe una diferencia entre conservación de energía y eficiencia. Es hacer lo mismo con menos energía. Es abandonar el uso de energía en donde no nos agrega valor; por ejemplo, a las dos de la madrugada vi encendidas las canchas de baloncesto de la Cinta Costera el sábado 16 de enero, las luminarias de color azul que adornan el Puente de las Américas aún se encuentran encendidas a altas horas de la noche. Si sabemos que se avecina un fenómeno de escasez de agua y posible cambio a generación térmica; que es más costoso que el generado por agua, sería recomendable hacer uso efectivo de la energía apagando las canchas de baloncesto.

El ciudadano común y corriente puede bajar su factura de luz si cambia todos los bombillos a los eficientes. Estos de por sí se deben pagar solos al cabo de unos meses de ser utilizados. Los electrodomésticos debiesen ser escogidos por su eficiencia (los que tienen la estrella al lado de la palabra energy ) más que por su precio. Aquí debiese ser el gobierno el que incentive su uso; bajando el arancel de importación de los mismos.

Los motoristas para consumir menos combustible deben planificar su ruta. Pero también reconozco que la ausencia de un sistema efectivo de transporte incide en el trauma de la ciudad. Las autoridades hacen su mejor esfuerzo; cambios viales, señalización y nuevos semáforos. No obstante, se trata de pasar menos tiempo en el carro producto de tranques. Al final el uso eficiente de energía nos daría un mayor margen entre la capacidad instalada y la demanda en menor tiempo. Ese debe ser el primer paso.

*Ex director de Hidrocarburos.opinion@laestrella.com.pa