26 de Nov de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Un festival para las artes escénicas

El teatro ha alcanzado un auge en Panamá, así lo manifiestan los estrenos que coinciden en las salas locales. Sin embargo, a pesar que e...

El teatro ha alcanzado un auge en Panamá, así lo manifiestan los estrenos que coinciden en las salas locales. Sin embargo, a pesar que es un gran esfuerzo, por alguna razón la calidad es desigual. Hay que invertir mucho para llevar una obra a los escenarios, la actividad queda casi relegada a la ciudad capital y por lo general se requiere hacer enormes diligencias y excesivo mercadeo para atraer al público.

Aunque desde el punto de vista cuantitativo, en la actualidad es un fenómeno creciente, en términos cualitativos es difícil afirmar que los niveles reales del teatro panameño tienen un rigor de exigencia equiparable a los formatos internacionales. Por lo general las producciones requieren de un empeño que a veces supera las posibilidades de las agrupaciones.

Un estado como el descrito, ubica al teatro nacional muy por debajo de la posibilidad de hacer de él una herramienta para alcanzar un creciente avance espiritual de la sociedad panameña. Pero, salvo algunas excepciones muy contadas, el perfil de este arte de la representación aún manifiesta en los escenarios locales una falta de apoyo tanto de las instituciones y empresas, así como del propio público que desdeña las obras.

Esta disciplina, pese a contar con posibilidades, escuelas universitarias, directores con experiencia internacional, elencos con múltiple potencial, salas; marcha a la retaguardia en comparación con otras artes o manifestaciones, en cuanto a un arrastre de audiencias, conocimiento y actualización en tendencias en el teatro moderno que se hace en otras capitales, como en Bogotá, San José, México, Caracas o Sao Paulo.

Por esa razón, cuando Roberto King y un grupo de entusiastas del teatro decidió presentar en los escenarios nacionales, ejemplos del trabajo de artes escénicas que se hacía en otras ciudades, la idea fue acogida con un entusiasmo cauteloso y la primera versión en 2004, fue una extraordinaria muestra que pocos tuvieron oportunidad de apreciar.

Hubo apenas publicidad para un público con una casi nula costumbre de seguir los títulos de puestas en escenas de teatro tradicional o nuevas manifestaciones que se desarrollan en ciudades como Bogotá, México y en Europa.

Con el apoyo de embajadas, ministerios e institutos de cultura se hizo un gran esfuerzo por presentar en el Teatro Nacional y otras salas menores, las versiones siguientes, cada dos años, con grandes y notables obras, grupos imposibles de olvidar y siempre con saldos de una creciente calidad; pero, desafortunadamente, tímida respuesta del público objetivo de esta iniciativa y por tanto, el mensaje artístico quedaba en pocas mentes.

Este año, el Festival Internacional de las Artes Escénicas (FAE-10) cuenta con un mayor respaldo de instituciones como el Instituto Nacional de Cultura, el Municipio de Panamá, el Ministerio de Desarrollo Social, el Sistema Estatal de Radio y Televisión (SERTV), la Oficina del Casco Antiguo, el Grupo Experimental de Cine Universitario (GECU), además de nuevas embajadas como Brasil e Israel, que se unen al colectivo y que permitirá la visita de nuevas compañías artísticas.

La oferta de obras de teatro y danza este año incluye importantes trabajos y compañías que durante ocho días —a partir de hoy hasta el 24 de marzo— pondrán a disposición del público nacional sus trabajos teatrales, junto a una muestra de la dramaturgia que se representa en el país por grupos locales.

El Teatro en el Blanco de Chile presentará Neva; mientras que la compañía de danza contemporánea NY2 Dance de Nueva York, subirá a escena los trabajos Journey to the One, Tango y Echoes of hope for those still on the ground. La compañía de danza mexicana Camerino 4 expondrá Chocolate, Casa del Silencio de Colombia trae Woyzeck, un grito en el silencio; además Timbre 4 de Argentina, estrena Tercer cuerpo.

Brasil e Israel se estrenarán en esta versión número cuatro del festival con las obras Pathways y Quase Uma de la compañía de danza Focus; mientras que el grupo Ish llevará al escenario Odysseus chaoticus: una comedia física.

Los panameños presentarán sus trabajos en los teatros Anita Villalaz y la Casona de las Brujas. Aquí se podrán ver del grupo Lagartija, Foto de señoritas y reclusas; el grupo Espejo rojo, con Bodas de sangre y Adelas producciones con El diario de un loco; el grupo La Tribu Performance, con El sofá: circo contemporáneo; el grupo Oveja Negra desarrolla una obra y el Mago Marko tiene un espacio con niños de la comunidad.

El festival incluye además una fase de encuentros, talleres, conferencias y charlas. Críticos, maestras de danza, coreógrafos y expertos harán demostraciones, experiencias de que se realizarán en el Teatro La Quadra y la Academia Steps.

Es importante esta doble articulación de la cuarta versión del FAE-10, pues no solo se requiere apreciar el trabajo plástico de diversos países que subirá al proscenio del Teatro Nacional, sino contrastar esto con la oferta nacional, así como la docencia que se derivará de los talleres y encuentros con estudiantes, profesionales, artistas, productores, técnicos y directores locales.

Una de las perspectivas que debe generarse con las versiones bienales del FAE debe ser enriquecer y dar consistencia a la dramaturgia y coreografía nacionales, con la finalidad de que nuestros trabajos creativos expresen con calidad competitiva las preocupaciones de la cultura panameña y se pueda exportar.

Además, este festival debe ser un hito en el país, con posibilidades de concentrar en la capital panameña al turismo cultural que cada dos años pueda venir a apreciar esta muestra del arte y la plástica de esos confines que envían estas manifestaciones de sus grupos que hacen de los escenarios, núcleos para la consolidación del arte.

Hay que darse cita desde hoy hasta el 24 de marzo en el Teatro Nacional para apreciar a los grupos internacionales y en el Teatro Anita Villalaz y La Casona para las obras de producción nacional.

*Periodista y docente universitario.modestun@yahoo.es