05 de Dic de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Columnistas

La construcción de ciudadanos

Puede parecer que esta frase nos suene bastante impersonal y tal vez materialista en sumo grado, pero ciertamente debemos considerar que...

Puede parecer que esta frase nos suene bastante impersonal y tal vez materialista en sumo grado, pero ciertamente debemos considerar que todo Estado político debe velar por otorgarle a sus ciudadanos la oportunidad y los medios para que pueda procurarse su propia felicidad dentro de las leyes positivas.

La forma como los Estados políticos contemporáneos pueden asegurar el bienestar de su población es a través de la idea del progreso y del conocimiento, porque la ignorancia es la peor condición humana, por la vulnerabilidad a la que estamos sometidos y porque es un insulto a la dignidad humana.

Las ideas que poseía Platón expresadas en La República sobre la educación se basan en la afirmación de que esta es la mejor forma para construir ciudadanos, otorgándole a cada uno las capacidades y las herramientas necesarias para exigir y crear un mundo con dignidad, al cual por su naturaleza misma no podrá renunciar, es decir, por su condición de ser libres y conocer.

La educación es a la par un mecanismo de superación personal y una herramienta que homogeniza a una sociedad, le da forma, le hace crear conciencia de sí mismos y los demás, como una comunidad, como sociedad y como pueblo. La educación, reitero, es la forma más justa, más correcta, de construir un país a su vez más justo y correcto.

Puede ser que la actual visión de la educación sea bastante superficial y no tiene nada que ver con lo que Platón expuso, por cuanto la forma de concebirla, solo crear oficios más no cultura y conciencia, no estamos formando ciudadanos que amen a su país, que amen y respeten la justicia o, por otra parte, que tengan una vida más sabia.

Considero que Karl Lowitt tenía razón, uno de los problemas que heredamos de la Revolución Industrial es que llegamos a considerar que los hombres son al igual que las máquinas que manejan: autómatas.

La educación nos ayuda a pensar, a rectificar errores también, pero si es vista solo como una oferta publicitaria o una mercancía, que se puede vender en cualquier callejón, sea en Salsipuedes o sea en Paitilla, como cualquier trasto, entonces estaremos formando los antisociales del futuro, y ellos aún con un grado académico atentarán contra sí mismo y contra su patria. ¿Ahora vemos lo importante y real de la educación?

*Docente en filosofía-historia.cocranc@hotmail.com