25 de Oct de 2021

  • Redacción Digital La Estrella

Columnistas

El “open mochila”

“Era la una de la tarde y la discoteca estaba repleta. De repente todo fue corredera y confusión. Salíamos a empujones y asustados. La p...

“Era la una de la tarde y la discoteca estaba repleta. De repente todo fue corredera y confusión. Salíamos a empujones y asustados. La policía tuvo que intervenir”, palabras de uno de los estudiantes participantes del “Open Mochila”. Este adolescente de tan solo quince años señala que el sarao se viene realizando los sábados y desde hacen meses. “Tu boleto es la mochila, o pagas 5 palos (dólares).

Soy del turno de la tarde y ese miércoles no podía faltar, así es que no fui a clases. No tengo permiso de mi abuela, me lo tiene prohibido, he ido a casi todos, ella no lo sabe. Allí se vende sodas y cervezas”.

La participación de estudiantes uniformados en una actividad bailable en una discoteca de la localidad, es el reflejo de una juventud manipulada y sometida por promotores de eventos y dueños de locales de diversión adulta.

Desafortunadamente, hay casos de jóvenes adolescentes que escogen este tipo de recreación que las consideran normales e incluso dignas de elogios.

En el lugar se observaba el hacinamiento y era tanto el calor que algunos estudiantes optaron por quitarse la camisa. También llamó la atención las faldas del uniforme de las muchachas a unos centímetros debajo de los glúteos.

Véase el descaro de los organizadores cuando enojados dijeron que ellos no obligan a ningún estudiante a dejar el aula de clases para ir al sarao. Como si ellos no supieran que este tipo de eventos es un atractivo para estos muchachos y sirven de carnada para la prostitución y a la drogodependencia.

No contentos con esto, Dorian Joel Sarmiento, principal organizador afirmó: “la actividad se hace para incentivar el uso de las mochilas ya que los estudiantes no valoran lo que el Meduca les da". Y, yo le pregunto a este señor ¿y, usted quién es para hablar de incentivos y de valores? ¿Cómo se puede incentivar a una juventud menospreciando una mochila cuyo espacio debe ser ocupado solo por útiles escolares? Y, dígame señor Sarmiento, ¿los valores se enseñan y se aprenden en un ambiente de entretenimiento para adultos?

Una discoteca es un local público con horario nocturno para escuchar música, bailar y consumir bebidas alcohólicas y en muchas de ellas se vende y se consume drogas con sustancias químicas. Por tanto, el ambiente de una discoteca no es apto para menores.

En realidad no sé hasta cuando tanto abuso a los niños y adolescentes de mi país discriminados en todos los sentidos, con un sistema educativo deficiente, con falta de incentivos personales y profesionales, con relaciones sexuales prematuras y promiscuas que se inicia en su entorno familiar y se alimenta de programas televisivos llenos de miseria, bajeza y vulgaridad, con problemas sociales y económicos, seducidos por el consumismo, dependientes de sustancias ilícitas y del consumo de alcohol.

Me parece que los colegios deben abrir sus puertas a actividades extracurriculares propias de los adolescentes.

Muy bien se puede hacer uso de las instalaciones de los gimnasios en la tarde de los sábados para que los estudiantes puedan dar rienda suelta a la diversión sana bajo la supervisión de las autoridades del colegio y de los padres de familia. Así se evitaría su contacto en las calles con gente pervertida como los organizadores del mal llamado “open mochila”.

*Especialista de la conducta humana gemiliani@cableonda.net

***