Temas Especiales

02 de Dec de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Aterricemos en la ciudad de Penonomé

Penonomé ofrece sobradas preeminencias logísticas para que el nuevo aeropuerto internacional sea construido en esa área. La primera vent...

Penonomé ofrece sobradas preeminencias logísticas para que el nuevo aeropuerto internacional sea construido en esa área. La primera ventaja es que cuenta con cerca de 300 hectáreas de tierras patrimoniales que no hay que comprar ni negociar con nadie; tierras planas, topográficamente aptas para tal fin y de primerísima conformación geológica para la estructura de las pistas de aterrizaje; los aspectos meteorológicos, climáticos y el comportamiento específico de los vientos son de excelente clasificación técnica, aspectos harto conocido desde hace mucho.

Otra prerrogativa para tener como la segunda en importancia, es que Penonomé es el centro geográfico del país, lo que la convierte en eje del territorio nacional. Es decir, su posición la hace efectivamente equidistante de cualquier punto, para la capital como para Azuero o tierras altas, y muy cerca de los centros de playa, montañas, valles, y también de Aguadulce.

La tercera razón, y esta es estratégica, pero tan importante y significativa como las otras dos, y tiene que ver con las condiciones esenciales para todas las operaciones aeronáuticas, la de contar con un aeropuerto alterno dentro de nuestras fronteras a menos de 20 minutos de vuelo de Tocumen o menos 30 del Malek de David, que ofrezca mayor seguridad. No sobra decir que cuando estos pilotos afrontan percances aéreos, los aeropuertos alternos más cercanos para aterrizar son los de Santamaría en San José, Eldorado en Bogotá o el Ernesto Cortissoz en Barranquilla, a más de una hora de vuelo.

En tanto, Penonomé es la ciudad del presente, con más recursos y valores agregados de la región, con una vasta y envidiable red de instituciones comerciales, industriales, turísticas, financieras y bancarias afincadas aquí para ofrecer servicios de alta calidad y de probada competitividad nacional e internacional.

De igual forma, ante todo este acervo de condiciones favorables con que cuenta la ciudad, no se puede dejar por fuera el factor humano, y es que el penonomeño se ha esforzado por alcanzar el balance de hombre emprendedor, como profesional, empresario y obrero, en un constante afán por superarse a sí mismo, ajeno a las peleas, al egoísmo y a la mezquindad. Al penonomeño no le asisten intereses sórdidos para con sus connacionales ni sufrimos de xenofobia.

Somos gente cordial, extraordinarios anfitriones, cargados de ánimo para servir y ver crecer nuestra ciudad, pero ante todo nuestro país. Creyentes absolutos de que con trabajo salimos adelante, no en la diabólica condición de quitarles a nuestros vecinos sus planes de desarrollo. Sustentamos nuestro desarrollo en base a nuestras fortalezas.

Por eso les exigimos muy respetuosamente a nuestras autoridades que no cedan al chantaje liderado por el diputado Salerno, porque no puede tomarse como serio el argumento baladí y carente de ingenio de que Aguadulce lo necesita, porque pasa por serios problemas económicos. Que ponderen en su justa dimensión todas las alternativas y se le reconozca a Penonomé todo su vigor y excelencia.

*Diplomático.gtatisg@gmail.com