Temas Especiales

02 de Apr de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

La violencia paga

Al prometer becas por puños, el mensaje que el alcalde le está enviando a los niños es que: La violencia paga.

Al prometer becas por puños, el mensaje que el alcalde le está enviando a los niños es que: La violencia paga.

En todo el mundo civilizado se premia la excelencia académica o artística con becas, sobre todo para los más necesitados. Incluso, en EU cuando se premia a los futbolistas en las universidades se les exige cierto índice académico. Pero nunca se ha visto que se dan becas a los más violentos.

¿Cómo piensa don Bosco que estos niños van a aprovechar las becas recibiendo golpes en el cerebro? Triste espectáculo vimos los televidentes cuando varios boxeadores profesionales se expresaron a favor de la propuesta del alcalde. Aunque hayan traído gloria al país, se ve que lo han pagado caro en salud. Recuerdo que un amigo boxeador nos contaba que cada vez que salía de una pelea le pedía a su esposa que le hiciera preguntas sobre el contenido de una lectura, para asegurarse de que no se le hubiera sacudido el cerebro más de la cuenta.

La propuesta del alcalde es desafortunada, desde un punto de vista social, médico y legal. Desde el punto de vista social, contradice el esfuerzo por reducir la violencia, porque todo lo que los niños aprenden tiene consecuencias irreversibles en su vida como adultos. Desde el punto de vista médico, ya los pedíatras se han pronunciado en contra. Desde el punto de vista legal, viola los artículos 3, 19, 24.3, 27, 28, 29, 32, 36 y 37 de la Convención sobre los Derechos del Niño.

Más le hubiera valido dar becas en una academia de baile a bailarines talentosos como él (aunque recordamos que él también tiene talento para la violencia, sobre todo contra las mujeres). ¿Hasta cuándo mete la pata, señor alcalde?

*ABOGADA.