Temas Especiales

30 de Nov de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Juan Alberto Morales

El tío Juancho dedicó su vida a la ingeniería, al periodismo, la política, la diplomacia, la poesía y, sobre todo, a la invención. Su se...

El tío Juancho dedicó su vida a la ingeniería, al periodismo, la política, la diplomacia, la poesía y, sobre todo, a la invención. Su secundaria la realizó en el Instituto Nacional, obra eximia de su tío, el Dr. Eusebio A. Morales. Juan Alberto Morales se graduó en el Instituto con honores que le permitieron una beca y marchó a realizar estudios de ingeniería en nuestra madre patria.

Se recibe como Ingeniero de Caminos con su compañero desde el Instituto Nacional, Ing. Víctor N. Juliao.

Ya en Panamá, ambos con el título de ingenieros, incursionan en la política, los dos, en la misma contienda electoral, toman caminos distintos, resultan nominados para la Segunda Vicepresidencia de la República: El tío Juancho como vice de don José Isaac Fábrega, en la nómina del PNR y el ingeniero Víctor N. Juliao como vice del Dr. Sergio González Ruiz en el Partido Unión Popular.

Siendo aún estudiante de ingeniería concibió su primer invento, el que no solo dedicó a su padre el Dr. Ramón del Cristo Morales, —orgullosamente mi abuelo—, sino que su primer invento fue entregado a su padre para uso de su gabinete dental.

Ese primer invento consistió en una vulcanizadora para las prótesis dentales. Por aquellos días las prótesis eran confeccionadas con caucho, lo que implicaba un tiempo largo de cocimiento. El invento del tío Juancho redujo ese tiempo a 20 minutos, una décima parte del tiempo regular. Lastimosamente, el progreso limitó el tiempo útil del invento, en su momento excelente. A los 8 años de aquella fecha surgió un nuevo producto que reemplazó al caucho. El acrílico. La nobleza de mi abuelo permitió que sus competidores no solo conocieran el invento, sino que lo puso a disposición de ellos libre de mezquindades.

En el campo del periodismo, por muchos años escribió en los diarios de la capital una columna que intituló: FRENTE A FRENTE. De un verbo claro, incisivo y profundo. El periodismo panameño recibió el concurso brillante de Juan Alberto Morales.

En el campo de la invención su vida fue prolífica entre sus inventos sobresalientes podemos citar: El molino horizontal, que requería de muy baja velocidad para la generación de corriente; los Bloques Morales, cuyo diseño permitía un ahorro en la construcción de una vivienda de hasta un 40%, abaratando las viviendas populares en forma significativa.

Entre los cargos públicos desempeñados, en el que más se distinguió fue como primer director del Instituto de Recursos Hidráulicos (IRHE), en donde dejó trazados los proyectos hidroeléctricos que se construyeron en las décadas de los 70 y 80.

En sus años mayores, tanto Morales como Juliao, son investidos con el grado de Doctores en Ingeniería por la Universidad en donde estudiaron.

Es corto el espacio para plasmar la vida de ese hombre cuya vida ejemplar pobló muchos escenarios de la vida nacional.

Juan Alberto Morales, en su larga existencia de 102 años, hizo honor a su nombre en la más amplia acepción del vocablo.

Así son las cosas.

*EMPRESARIO.