Temas Especiales

16 de Apr de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Unidad por la justicia

Con la imagen de la Patria muchos ciudadanos y el presidente, piden unidad. Todos juntos trabajando por Panamá. Borrón... y no pago de l...

Con la imagen de la Patria muchos ciudadanos y el presidente, piden unidad. Todos juntos trabajando por Panamá. Borrón... y no pago de la cuenta. La unidad real solo se puede lograr cuando exista una efectiva Justicia. Es muy fácil haber participado de los despilfarros y de las violaciones de los Derechos Humanos de la dictadura y ahora tener otra vez elevados cargos. Mientras, las víctimas y sus familiares que sufrieron la pérdida de un ser querido, que tal vez era el sostén de la familia, con sus trágicas consecuencias sentimentales y económicas. Los que perdieron sus cosechas, tierras, casa, trabajo, bienes. Familias que conocieron de las torturas que les aplicaron. Otros que no saben ni dónde están sus cadáveres o sus cabezas. Grupo familiares de todos los niveles que se arruinaron totalmente, que nadie sabe cómo sobrevivieron, cómo se educaron sus hijos, o si también sucumbieron. Que fueron perseguidos y hasta encarcelados en otros países.

Pero lo insólito es que sus perseguidores y ahora otra vez jerarcas en el gobierno, con esa habilidad maquiavélica de los arribistas, sigan disfrutando de sus enriquecimientos ilícitos, ocultando sus crímenes con el código del silencio y la impunidad. Tanto civiles como militares. Aún hasta algunos arrepentidos que luego fueron cruzados. No es venganza ni fusilar, ni torturar. Es Justicia. Hasta 2009 de todos los crímenes solo el 8% fue condenado, el 6% sobreseído y el 3% indultado de los 116 expedientes reconocidos. De los casos que tramitó la Fiscalía Especial, 21 casos estaban pendientes de que la Corte Suprema se pronunciara sobre su prescripción (?). La Comisión de Derechos Humanos de la OEA emplazó a Panamá para que dé repuesta a la reparación de los daños a las víctimas y sus familiares efectuados por la dictadura torrijista; y además dé protección a los testigos que han declarado ante la Comisión de la Verdad.

Martín Torrijos ‘reconoció que se dieron abusos’. Pero solo dijo eso. Nada se ha dicho de los bienes de los militares y civiles de la dictadura y de la indemnización por los daños hechos a los civiles y sus familiares. ¿O están esperado que todos se hayan muerto? Pero también se ha planteado que más importante es que se conozca la verdad, especialmente en las escuelas para que otra dictadura no se repita nunca jamás.

Nuestra juventud tiene derecho a saber lo que fue la dictadura, para saber por qué se debe amar y luchar por esta patria. Además de desfilar el 3 de Noviembre.

En Argentina el presidente Kirchner derogó loa indultos. En Chile el presidente Lagos no permitió la ley del punto final. Y en toda Sud América se ha estado haciendo justicia. Porque los delitos contra los Derechos Humanos no prescriben. A Pinochet se le detectaron 16.1 millones de dólares ocultos en el Riggs Bank de USA. Banco que reconoció su culpa y fue multado. Allá se indemnizó a los exilados, torturados y a los familiares de los asesinados en ‘una demanda civil de compensación económica por el daño sufrido por las personas que se vieron obligadas a salir del país’.

Así se construye una reconciliación. Así se avanza en terreno sólido hacia la unidad como está ocurriendo ya en el Sur. Y aquí, los presidentes, los estudiantes universitarios, los campesinos, los trabajadores, los izquierdistas, panameñistas, además de todas las organizaciones de los familiares y víctimas de la dictadura, que son las que perseverantemente han estado manteniendo viva la exigencia de Justicia, hoy siguen pidiendo, dado el tiempo pasado, que este gobierno sea el Cambio, para lograr lo que otros no se atrevieron ha hacer.

Los gobiernos no han sido consecuentes con la historia ni con los héroes desaparecidos, ni con todas las víctimas. El Panameñismo, que puso la mayoría de las víctimas, que fue despojado de la Presidencia por el Golpe de Estado y que es parte de este gobierno, tiene la mayor obligación de interponer sus mayores esfuerzos en este sentido. Algunos partidos políticos ni siquiera existían cuando esas violaciones se dieron, es más, varios de ellos que luego hicieron un partido, fueron también víctimas de cárcel, exilio y muerte por la dictadura. Ahora en democracia esta materia está en otro nivel ni siquiera de partidos.

Asumir la responsabilidad de Estado y expropiar los bienes malhabidos de todos los dictadores y sus cómplices, para difundir la verdad en las escuelas, indemnizar a las víctimas y dejar un monumento a la lucha por la Libertad. Esa es de todos. No con objetivos publicitarios ni para abrir heridas, sino para cicatrizarlas con el cicatrizante de la justicia. Con acciones ejecutivas expeditas para concretar medidas de Investigación y Justicia por los órganos que les corresponde.

Ya el Gabinete aprobó un proyecto que califica de delitos las torturas y desapariciones, y se comprometió a financiar los ADN de los restos enterrados en los cuarteles. A la Asamblea llegó un proyecto que elimina la prescripción de los delitos contra la Humanidad y las desapariciones. El tiempo ya pasado lo hace más que necesario, casi urgente. La justicia para la Unidad tiene que ser integral, incluyendo la Justicia Social para todos. La democracia y el país requieren un cambio real y también de imagen por dentro y por fuera. No silenciar ni postergar, ni diferir, ni delegar, ni polemizar; para que la efectiva Justicia cree la Unidad, para un real Panamá Mejor.

*MÉDICO Y EX MINISTRO DE ESTADO.