Temas Especiales

18 de Jan de 2021

Vicente A. Caballero Díaz

Columnistas

Votos vs valores

En esta misma sección, el 2 de abril del año en curso, escribí un artículo que se titula ‘GOBIERNO DE ...

En esta misma sección, el 2 de abril del año en curso, escribí un artículo que se titula ‘GOBIERNO DE UNIDAD NACIONAL’. Esta figura, así escueta, no parece tener una resonancia en lo interno de las agotadas estructuras políticas del medio. Pero es incuestionable, que hoy cobra interés en el vocabulario político de los aspirantes a la más alta magistratura de la Nación. Es una materia como que se resbala y no pareciera ser asimilada por los componentes de los gremios políticos y que, a mi juicio, están equivocados.

La realidad política actual, y así lo reitero, es que 1,295,576 panameños, el 4 de mayo, tienen en sus manos, EL VOTO CONSCIENTE, EL VOTO ÚTIL, EL VOTO INDECISO, vacilante o irresoluto. De qué estamos hablando. Simple y llanamente, de que en Panamá, a lo largo de su geografía nacional, 1,441,290 ciudadanos, están inscritos en algún partido político. Pero este hecho, de acuerdo con mi percepción y experiencia, no representa un voto encajonado para un determinado partido.

Por qué razón. Simplemente, los vaivenes de la realidad de nuestros pueblos, es que, un fuerte porcentaje de los inscritos en ‘X’ partido político, no responden a una ideología o plataforma sedimentada y consistente en principios. Aparecen enrolados en alguna lista, por amiguismo o por un fenómeno casual. Pueden darse, indiscutiblemente, excepciones que el ‘olfato político’ nos indica.

Conceptúo que esta es una de las grandes debilidades del ‘sancocho’ y entorno político panameño. Yo pertenecí con mucha honra, al Partido Demócrata Cristiano, por casi 36 años. Una extraordinaria experiencia político e ideológica, ganada sin parangón en la historia política. Extraordinarios expositores, como Enrique Navarro, Ricardo Arias Calderón, Arellano Lennox, Roberto Henríquez, Antonio Revilla, Guillermo Cochez y prestantes ideólogos de Venezuela y Chile, entre otros, consolidaban nuestras inquietudes y sabiduría. Creo que es valedero este paréntesis.

En fin, repito, estamos frente a una fuerza casi mayoritaria de electores INDECISOS que, hoy, van a cambiar la balanza y el futuro político. Ya no es la propaganda viciada, millonaria la que va a empujar al votante hacia una tendencia partidaria. Ante una propaganda muchas veces engañosa, el elector va a actuar escrupulosamente y, con discernimiento, habrá de marcar el nuevo derrotero que la Nación ansía y, sus hijos, no pueden conspirar, falsear o apostatar los grandes valores cívicos y democráticos que ha costado luto, dolor y sangre a los panameños y al mundo entero.

En consecuencia, luego de visualizar este panorama, con una población de más de un millón de votantes que van a decidir la elección 2014, retomo nuevamente la figura planteada DEL GOBIERNO DE UNIDAD NACIONAL, para hacer de Panamá, un país unido y próspero, para que la riqueza llegue de manera constructiva a todos.

EDUCADOR