Temas Especiales

16 de Jan de 2021

Mauro Zúñiga Araúz

Columnistas

No a la impunidad

Son alentadoras las primeras declaraciones del presidente electo Juan Carlos Varela de solicitarles el puesto a varios de los funcionarios

Son alentadoras las primeras declaraciones del presidente electo Juan Carlos Varela de solicitarles el puesto a varios de los funcionarios señalados por la sociedad como corruptos. Exigir que se erradique la corrupción y no se tolere la impunidad, no son actos de revancha, sino de justicia.

Se calcula que si se recupera el 50 % de los dineros robados por el actual gobierno, se dispondrá de fondos para subsidiar a los productores del agro, de manera que el costo de la canasta alimentaria se reducirá hasta en un 30 %; se podrán arreglar todas las escuelas del país; habrá fondos para que el plan de 100 a los 70 se aumente a 200 a los 65; se suministre agua potable y sistemas de alcantarillas a todo el país y se inicie la construcción de 25,000 viviendas en las área más necesitadas.

Con una auditoría seria que le ha de hacer a todas las empresas de Martinelli Berrocal, se obtendrá el dinero suficiente para el pago de un porcentaje significativo de la deuda pública.

Por eso exhorto al Colegio Nacional de Abogados, a los abogados del Partido Panameñista, del Partido Popular, del PRD y del Sociedad Civil a que presenten cuanto antes las denuncias por corrupción contra los funcionarios que cometieron esos delitos, se devuelvan los dineros malhabidos y se solicite contra ellos impedimento de salida, para evitar que se refugien en países que no permiten la extradición.

Se debe colaborar con el presidente electo para desarrollar su proyecto de un ‘gobierno humano’. Esto es, un gobierno que oriente sus esfuerzos en la gente, sobre todo en los más necesitados.

En esa dirección, le aconsejo al nuevo presidente no nombrar en su gabinete ni en cargos con mando y jurisdicción a familiares directos de los que actualmente los ocupan. Ya que eso sería un mensaje de una sospechosa falta de transparencia, puesto, que como suele ocurrir, la familia puede ocultar los actos de corrupción de sus hermanos, tíos o sobrinos y esa no es la idea manifestada por el presidente electo.

Por otra parte, ya existen en el Ministerio Público denuncias concretas contra funcionarios por homicidio culposo, hechos no vistos antes en nuestra historia, que por negligencia inexcusable de las autoridades judiciales, promotoras de la impunidad, permanecen engavetados. A esos funcionarios ya se les deben interponer los procesos legales correspondientes para impedir que salgan del país.

MÉDICO