Temas Especiales

03 de Jun de 2020

Ban Ki-Moon

Columnistas

Día Internacional de la ONU en Apoyo a las Víctimas de la Tortura

Se está prestando una asistencia psicosocial para ayudar a las víctimas, de todos los grupos de edad, a recuperarse y recobrar su dignidad

Todos los días se infligen intencionalmente torturas y malos tratos de carácter mental y físico a mujeres, hombres y niños de todas las regiones del mundo a instancias de funcionarios, que son precisamente las personas cuyo cometido es hacer respetar el Estado de Derecho, proteger los derechos humanos y velar por la seguridad de las personas.

La prohibición de la tortura es absoluta. La Convención contra la Tortura establece inequívocamente que el uso de la tortura es ilegal en cualquier circunstancia, incluyendo el conflicto armado, la lucha contra el terrorismo, la inestabilidad política u otras situaciones de emergencia.

Los 155 Estados, que han ratificado este tratado, se han comprometido a luchar contra la impunidad, investigando exhaustivamente y juzgando las violaciones y haciendo comparecer ante la justicia a los responsables, independientemente de su rango. También han aceptado la obligación de resarcir a las víctimas y sus familias.

Lamentablemente, el derecho de las víctimas de la tortura a un recurso efectivo, incluida la rehabilitación, todavía no se ha convertido en una realidad, particularmente en el contexto de los conflictos armados y las crisis humanitarias a gran escala.

El Fondo de Contribuciones Voluntarias para las Víctimas de la Tortura es un instrumento práctico de las Naciones Unidas para prestar asistencia rápida a las víctimas de la tortura y sus familias.

En la actualidad, a lo largo de las fronteras con la República Árabe Siria, el Fondo financia proyectos que prestan servicios esenciales a las víctimas de la tortura que huyen de la violencia y la persecución.

Se está prestando una asistencia psicosocial esencial para ayudar a las víctimas, de todos los grupos de edad, a recuperarse y recobrar su dignidad. Doy las gracias a los Estados y los donantes privados que sufragan las iniciativas del Fondo y hago un llamado para que un mayor número de ellos se sumen a esta labor.

Insto a los Estados, que aún no lo hayan hecho, a ratificar la Convención contra la Tortura, coincidiendo con los 30 años transcurridos desde su aprobación.

Al honrar a las víctimas en este Día Internacional, comprometámonos a redoblar nuestros esfuerzos por erradicar esta práctica atroz.

*SECRETARIO GENERAL DE LAS NACIONES UNIDAS.