Temas Especiales

30 de Oct de 2020

Avatar del Genaro López

Genaro López

Columnistas

Informalidad laboral: síntoma de pobreza

La informalidad laboral abarca aspectos relacionados como inestabilidad, ausencia o insuficiencia de protección social

A principios de los años 2000, la OIT utilizó el concepto de ‘empleo informal’, con el fin de hacer referencia a la existencia de empleo informal, tanto en el sector formal como en el informal. La informalidad es reconocida como un fenómeno complejo y heterogéneo, que en América Latina constituye una característica estructural de la economía, persistiendo en niveles elevados, a pesar del crecimiento económico materializado, desde principios del nuevo siglo en algunos países de la región.

La informalidad laboral abarca aspectos relacionados como inestabilidad, ausencia o insuficiencia de protección social, inseguridad y la vulnerabilidad económica. En América Latina, determinadas formas de empleos atípicos fueron introducidas mediante reformas laborales, llevadas a cabo entre finales de la década del ochenta y principios de la década del noventa, siguiendo la lógica de que la flexibilización laboral mejoraría la competitividad. No obstante, sus resultados generaron una persistente informalidad que se mantiene. Es decir, se abandone en los hechos el carácter social del derecho del trabajo. En Panamá, la informalidad es parte del paisaje económico y social, después de 35 años de reformas de liberalización comercial, desregulación y flexibilización de los mercados laborales; o sea, neoliberalismo.

Bajo esta lógica, desde 1983 se establecieron reformas al Código Laboral, so pretexto de crear más empleo; sin embargo, la precariedad laboral se ha impuesto.

El 39 % de la población ocupada se encuentra en la informalidad (más de medio millón de panameños), sin incluir la población ocupada agrícola y a los profesionales que trabajan por cuenta propia. En el sector secundario (industria) el 47 % de la PEA está en informalidad y en el sector terciario (servicio-comercio), el 36. Dentro de la PEA se encuentra en una situación de informalidad el 56.6 % (299,850) de los hombres y el 43.4 % (229,822) de las mujeres.

A pesar del crecimiento económico la informalidad laboral aumentó en el 2013 en relación al 2012. Llama la atención que dentro del sector formal, casi 100 000 trabajadores están en empleo informal. El 14 % de los ocupados que reciben salario son pobres. La informalidad implica la precariedad laboral y la falta de protección social de los trabajadores. Estas cifras ponen en entredicho el carácter del llamado pleno empleo de la economía.

El problema de los trabajadores en informalidad laboral va más allá de bajos salarios, inestabilidad laboral y ausencia de servicios de seguridad social, se traduce en no acceso al crédito y no poder cotizar para su jubilación, esto último amenaza con engrosar aún más las filas del hoy ‘120 a los 65’. La informalidad laboral se constituye en un síntoma de pobreza.

Además, el desempleo y la informalidad afectan principalmente a la población joven. Casi la mitad (50 %) de los desempleados tiene entre 19 a 24 años de edad. La OIT llamaba la atención en el caso de Panamá, en el sentido de que hoy se cuenta con la mayor cantidad de población joven en toda la historia del país, por lo tanto, demanda actuaciones de empleo formal específicas.

Frente a ello, es necesario levantar una política de generación de empleo, que tenga como referencia y marco de acción el análisis de los sectores productivos (agrícola y manufacturero) y que regule la actividad del sector terciario. Trabajar en una política de empleo digno que garantice estabilidad laboral, salarios justos, eliminación del trabajo por tareas e informalidad laboral, eliminación de la flexibilización y tercerización laboral, eliminación del trabajo infantil, y que garantice el respeto de los derechos laborales y sindicales.

La ejecución de esta propuesta de política económica demanda, tal como reconoce la OIT, que el Estado cumpla su rol de ‘principal agente de formalización del trabajo y promotor del trabajo decente’.

*SECRETARIO GENERAL DE CONUSI-FRENADESO.