Temas Especiales

28 de Oct de 2020

Madeline Herrera

Columnistas

Ojo, primero conoce a tu pareja

‘... mientras más información se les brinde a los jóvenes sobre sexualidad, menos será el riesgo de contraer enfermedades y de embarazo...

La educación sexual tiene que ser una propuesta educativa que debe incluir todos los elementos de la sexualidad, como lo son el cuerpo, los sentimientos, las emociones, las actitudes, el comportamiento, los valores sociales, el placer y los derechos humanos asociados a la sexualidad.

Hoy en día los jóvenes comienzan a tener relaciones sexuales a más temprana edad y muchas de éstas sin tener ningún conocimiento de su sexualidad y que esto conlleva a muchas responsabilidades.

Un último informe del Ministerio de Salud muestra que en los primeros meses de este año más de cuatro mil adolescentes entre los 10 y 18 años de edad ingresaron para controles de salud por motivo de embarazo. El informe no detalla los casos registrados en la Caja del Seguro Social ni en clínicas privadas.

Entre los años 2012 y 2013 se dieron más de 20 000 embarazos en adolescentes. Estos números son alarmantes, por lo que se hace necesaria una ley que oriente a esos seres humanos que están en la flor de su existencia.

Panamá ocupa el tercer lugar en la región de Centroamérica con personas infectadas con el VIH (Sida). Unas 10 000 personas son registradas oficialmente con este virus. El denominador común es la falta de educación sobre lo que significa una relación sexual. Así como hay campañas en el sector bancario de ‘conoce a tu cliente’, en las relaciones sentimentales se debe promover lo de ‘conoce a tu pareja’.

Los padres de familia son los principales ejes en la educación sexual de sus hijos; son quienes deben velar por el conocimiento y el desarrollo de cada uno de ellos. De esta manera se podrán bajar esas estadísticas que tanto preocupan a la sociedad.

Pienso que mientras más información se les brinde a los jóvenes sobre sexualidad, menos será el riesgo de contraer enfermedades y de embarazos no deseados. Es muy importante que en las escuelas haya iniciativa y estrategia en materia de Educación Integral en Sexualidad, para que los estudiantes tengan conocimiento en esto; muchos en sus hogares no tienen la orientación, como debe ser de sus padres.

Diversas organizaciones y sectores de la sociedad civil rechazan el contenido del proyecto de ley 61 sobre Educación y Promoción de la Salud Sexual y Reproductiva. He escuchado a personas que dicen que prefieren que se den libros con el material a los jóvenes en lugar de poner en sus manos un preservativo. Hacer lo contrario sería entrar en el carrusel del libertinaje sexual. Por un lado rechazan una educación directa, pero pegan el grito al cielo ante el gran número de adolescentes embarazadas y de enfermedades venéreas.

Cabe destacar que en este tema no todos los hijos tienen confianza en sus padres. Existe mucho temor de pedirles los consejos; el distanciamiento en muchos núcleos familiares agrava este problema. Y si los padres no les hablan a sus hijos sobre la realidad de hoy en día, me pregunto ¿quién lo hará?

Muchas personas tienen un punto de vista negativo en torno a la Educación Integral en Sexualidad, son quienes no quieren ver ni aceptar la realidad que se vive en estos tiempos.

Un proyecto legislativo busca crear un programa que otorga B/.480.00 a las embarazadas que no gozan de los beneficios del programa de maternidad de la Caja del Seguro Social y que costaría al Estado 20 millones por año. Los subsidios, en general, son medidas que al final no solucionan los graves problemas de desigualdad del país y crean dependencia y paternalismo, además de que aumenta la carga impositiva.

Con este nuevo subsidio se estaría incentivando a que más jóvenes con poca educación se embaracen. El dinero de este subsidio debería invertirse en educación a los jóvenes para evitar el embarazo precoz.

*ESTUDIANTE DE PERIODISMO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ.