Temas Especiales

05 de Dec de 2020

Rolando Villalaz Guerra

Columnistas

Veracruz 2014: en el ojo del huracán

"En ese momento Camilo Amado no usaba su segundo apellido ni cuestionaba en lo absoluto nada de lo que hiciera el Gobierno de Martinelli.."

La actual directiva del Comité Olímpico de Panamá entró al Registro Público porque su director no respetó un mandato judicial y enfrentará sus consecuencias, más temprano que tarde. Sin embargo, esa misma directiva, que preside Camilo Amado desde diciembre de 2012, en una elección hecha sin Estatutos, recibió la bendición y el apadrinamiento del Gobierno de Ricardo Martinelli, quien a través del director de Pandeportes le dio todas las facilidades físicas y económicas a ese cuerpo directivo.

En ese momento Camilo Amado no usaba su segundo apellido ni cuestionaba en lo absoluto nada de lo que hiciera el Gobierno de Martinelli en el deporte o fuera de él. Por el contrario, desde marzo de 2013 recibió cuantiosos apoyos económicos para los Juegos Centroamericanos, donde Panamá quedó mucho más abajo de la posición lograda en el 2010. Igual pasó en los Bolivarianos en Perú y en los Juegos Suramericanos en Chile, a donde viajaron igual que ahora en Veracruz, atletas y deportes que no tenían el nivel técnico para esos eventos, pero eran cercanos al Círculo ‘0’ de Amado y de las autoridades gubernamentales del momento, que cuadraban o presionaban a la Federación o dirigente deportivo que no se alineara con ellos y eso implicaba sumisión en lo político. Solo basta revisar las planillas de eventuales y permanentes de Pandeportes del 2010 a mayo de 2014 y se pueden corroborar muchas cosas.

Inclusive si la Contraloría General de la República hiciera áuditos, nos podríamos dar cuenta por qué las Ciudades Deportivas de Colón y Chiriquí nunca se podían haber hecho, pues pasaron por encima de la Ley y de los residentes colindantes a esas obras y allí hay mucha tela que cortar. Las mismas condiciones de las instalaciones deportivas en nuestro medio las había para Mayagüez en el 2010 y lo eran para Veracruz 2014, pero los viajes en bus para atletas por 8 horas y ciertos directivos por avión en México, no fueron iguales. Yo me pregunto ¿si las islas como Aruba, Dominica, Caimán, Vírgenes Británicas, Santa Lucía y Vírgenes estadounidenses, contaron con más presupuesto que Panamá o llevaron más atletas?

Solo para dimensionar el fracaso en su justa dimensión, Panamá no ocupaba la posición número 14 en estos Juegos regionales, desde los XVIII realizados en Maracaibo, Venezuela, en 1998. Así que el cuento de infraestructuras y falta de apoyo económico de los Gobiernos no es creíble, pues si así fuera, debimos haber quedado tan mal o peor en los últimos cuatro versiones de esos Juegos, lo cual no ha sido así. Que yo sepa, Melitón Sánchez, presidente del Comité en los últimos 20 años ni Miguel Sanchiz Jr., que lo fue en los últimos cuatro, le echaron la culpa al Gobierno de turno de la actuación panameña en los eventos en que se participó en los últimos 25 años.

Habría que preguntarse los criterios de la famosa ‘Comisión Técnica’ para privilegiar a ciertos deportes vinculados amicalmente a los directivos actuales del Comité y eso explica el papel bochornoso que se tuvo, no por culpa de los atletas, sino de esa dichosa Comisión que avaló Amado para llevar a una participación tan mala como la que hubo en Veracruz. Lo más inaudito de Amado y sus cuerpo directivo es que no han rendido cuentas de la forma como usaron ese dinero que pertenece al pueblo panameño y que asciende a más de 800 000 y esperamos que la Contraloría General no se duerma en cumplir su papel fiscalizador oportunamente.

Lo cierto es que el Gobierno del presidente Varela le dio casi tres cuartos de millón de dólares y habría que investigar, a cuántos millones ascendió lo que le dio a ese mismo grupo directivo durante el Gobierno de Martinelli y de dónde no se tienen explicaciones del uso o el destino de esos dineros, al igual que sus asesores extranjeros. Es inaudito que ese Comité le eche la culpa al actual Gobierno y no admita su fracaso. Pues, al decir que la culpa es del Gobierno, le está diciendo al presidente Varela que su actual director del Instituto Panameño de Deportes (Pandeportes) no sirve y a lo mejor, lo que están pidiendo es que vuelva el exdirector Tejeira, que tan bien los trató y le suministró apoyos ilimitados, cuando Camilo Amado no usaba su segundo apellido, como lo viene haciendo curiosamente después de julio de este año.

ABOGADO Y DIRIGENTE DEPORTIVO.