Temas Especiales

26 de Nov de 2020

Alejandro Cané

Columnistas

El valor de las vacunas (I)

"Se estima que 1,1 millones de niños menores de cinco años mueren cada año por neumonía en el mundo"

Con motivo de la celebración del Día Mundial de la Neumonía, podemos decir con certeza que América Latina ha avanzado significativamente en su lucha contra la neumonía desde que las vacunas para prevenir dicha enfermedad infecciosa se introdujeron por primera vez en la región en el 2003. Una década más tarde, la tasa de mortalidad infantil entre los niños vacunados ha disminuido drásticamente de unas 37 muertes por cada 1000 nacidos vivos en el 2003, a 17 muertes por cada 1000 nacidos vivos hoy en día. Esto es un paso en la dirección correcta. Sin embargo, a pesar de las buenas noticias, es un hecho que la neumonía sigue siendo la causa principal de muerte en los niños de todo el mundo.

Se estima que 1,1 millones de niños menores de cinco años mueren cada año por neumonía en el mundo. Mueren más personas por neumonía que por cualquier otra enfermedad infecciosa, incluyendo las causadas por el SIDA, la malaria y la tuberculosis juntas. En América Latina, cinco niños mueren de neumonía y otras 25 personas son hospitalizadas cada hora. El dato es preocupante; más aún si tomamos en consideración que la neumonía es una enfermedad prevenible.

Una buena higiene, una dieta saludable, y una exposición limitada a la contaminación del aire y el humo ayudan a la prevención de la neumonía, pero no son suficientes. Anualmente, las vacunas previenen la muerte de entre dos y tres millones de personas de todas las edades alrededor del mundo.

El impacto positivo de la vacunación no se puede negar. Con la excepción del agua potable, no existe otra modalidad ni siquiera los antibióticos, que hayan tenido un efecto tan significativo en la reducción de la mortalidad y el crecimiento de la población.

Mientras que la neumonía puede ser causada por virus u hongos, los casos graves son atribuidos, principalmente, a las bacterias. Los antibióticos son el tratamiento de primera línea para los más de 90 tipos de bacterias neumocócicas que existen. Sin embargo, la creciente resistencia a éstos resalta aún más la importancia de la vacunación como medida preventiva. La vacuna antineumocócica conjugada (PCV13) ofrece protección contra los 13 tipos de bacterias que son responsables por las infecciones neumocócicas graves más comunes entre niños y adultos.

A pesar de que los niños son más susceptibles a la neumonía, dicha enfermedad afecta a personas de todas las edades. Conforme las personas envejecen, sus sistemas inmunes son menos eficaces en la protección de enfermedades. Los adultos, especialmente las personas mayores de 50 años de edad, que viven con enfermedades crónicas como la diabetes, el asma y la EPOC se encuentran entre el grupo más vulnerable. Sigue...

*MÉDICO, DIRECTOR DE ASUNTOS CIENTÍFICOS Y MÉDICOS DEL ÁREA DE VACUNAS PARA AMÉRICA LATINA DE PFIZER INC.