Temas Especiales

31 de Oct de 2020

Avatar del Julio César Caicedo Mendieta Portocarrero

Julio César Caicedo Mendieta Portocarrero

Columnistas

La CSJ debería estar en la Cámara de Comercio

No crean pues, la "carrandanga" de jueces contaminados es enorme

La Corte Suprema de Justicia (CSJ) debería estar en la Cámara de Comercio y viceversa. Así quedaría en derecho y en estrecha colaboración con todo el mundo y evitaríamos subideras y bajaderas de escaleras a tanta gente.

Los ‘negocios’ que deben estar ocultos en ese poder del Estado, pueda que superan en billones a los que desarrollan los miembros de la Cámara de Comercio e Industrias de Panamá, así como también pienso que no crean que por enjuiciado uno de los miembros más conspicuos de la CSJ signifique que la corrupción se va a detener. No crean pues, la ‘carrandanga’ de jueces contaminados es enorme.

Se debiese sí, legalizar al supuesto ícono de la justicia para que sea parte de la Cámara de Comercio, pero se sobrepone el artículo 27 del actual estatuto (jamás digan ‘estatutos’) de la organización más importante de crecimiento panameño, en donde el tesorero está obligado a presentar un informe detallado de los haberes y en la Corte, que sabemos del tipo de haberes que ustedes están pensando, no se puede ni chistar, porque sería un escándalo mayor que el juicio que terminó por encarcelar a cabeza de rancho, así le decían a Alejandro cuando era pela’o en Villa Rosario, Capira, eso si lo dejaban salir a jugar con pepitas de marañón.

Con el volumen de ‘negocios’, coimas, regalos, préstamos y un etcétera grande que me imagino han manejado algunos miembros de ese poder del Estado, aquí en Panamá, yo me convenzo cada día más de las palabras de García Márquez cuando dejó sentado que: ‘El oro es la mierda del diablo’. Este comentario de Gabo, se afinca más a nosotros, sino ¿por qué la Bahía hiede así tan feo?, ¿y de dónde se saca tanto dinero para tomar tanta cerveza y guaro nada menos que para celebrar los desatinos de nuestros gobernantes? ¿Hasta cuándo tanta injustificación?

Miren, yo apuesto una lata de chicha de maíz calilla, bien hervetona, a que jamás vamos a protestar en masa por la plataforma para delinquir que nos gobierna. Y esta mortificación me recuerda al gran poeta Demetrio Herrera Sevillano: ‘Pero no para luchar. Que no para protestar cuando te ultrajan a ti. Paisano mío panameño: ‘Tú siempre...’.

ESCRITOR COSTUMBRISTA.