La Estrella de Panamá
Panamá,25º

12 de Nov de 2019

Rita Mercedes Quintero

Columnistas

¿Por qué es tan difícil mantener la ética hoy día?

Según el Índice de Percepción de la Corrupción, en el 2009 Panamá se encontraba en la posición 84, en el 2013 aumentó a la 102 y en el 2014.

Según el Índice de Percepción de la Corrupción, en el 2009 Panamá se encontraba en la posición 84, en el 2013 aumentó a la 102 y en el 2014 bajó a la 94, a medida aumentan estas cifras significa que el país aumenta en corrupción, probablemente para el año 2015 Panamá vuelva a aumentar y esta situación es lamentable.

La corrupción no escapa de ser una de las tantas causantes para que en los últimos años el nivel de ética en las empresas, en las escuelas, en los hogares y en toda la sociedad esté decreciendo, y es que, viviendo en un entorno como el que vivimos, a las personas les cuesta mantener la ética y los valores.

Algunas personas se escudan de no tener ética culpando a la sociedad en la que vivimos; sin embargo, la ética no depende directamente de normas, códigos de ética o libros, éstos solo nos ayudan y orientan a cómo actuar de la mejor manera. Somos nosotros y nuestras decisiones las que nos permitirán actuar con ética en cada actividad que hagamos. La ética tiene que ver con nosotros mismos, implica entrega vocacional, responsabilidad y honestidad.

Por muy alta que esté la corrupción en nuestro país y por más que sintamos que pocas personas aún mantienen la ética, es mejor hacer las cosas bien para vivir bien y ser personas honorables, que hacer las cosas mal y vivir huyendo, adquiramos este compromiso de hacer bien las cosas, para lograr vivir bien nuestra vida.

Las escuelas tienen el compromiso de educar en la ética, pero, la familia es la responsable de inculcar ética en sus hogares. Pongamos alto a la falta de ética en este país. Si queremos una sociedad de bien donde todos los habitantes podamos vivir practicando valores, tenemos que pararnos firmes. No esperemos a que los demás hagan algo, empecemos nosotros dando el ejemplo. Estamos a tiempo de recuperar nuestro Panamá.

ESTUDIANTE DE MAESTRÍA.