Panamá,25º

19 de Nov de 2019

Luis Carlos Parada

Columnistas

Dilema: corredores de Panamá

Si es cierto y lo que se busca es agilizar el tránsito, ¿por qué mantener una caseta cerrada (tarjetas cargadas)?

Las casetas de peaje del corredor Sur solo mantienen abiertas las filas de Panapass y una caseta de recarga de tarjetas, aunque tengas saldo en tu tarjeta (Ejemplo. Salida de Ciudad Radial). Para los conductores con tarjetas ya cargadas, al darse cuenta de que estas casetas están cerradas e intentar ingresar a la línea de recargas, esto se convierte en un gran peligro; primero, porque deben ingresar en medio de una larga fila de autos, y segundo, porque esto puede representar una infracción de tránsito, según la interpretación realizada por la ATTT: por conducir de forma desordenada u obstruir el tránsito.

Si es cierto y lo que se busca es agilizar el tránsito, ¿por qué mantener una caseta cerrada (tarjetas cargadas)? ¿Será esto una medida de presión para que los conductores que aún no se han cambiado al sistema Panapass por fin lo haga? ¿O es visto como un área de oportunidad para recaudar fondos por medio de las multas? Unos 40 miembros de la ATTT custodian diariamente estas casetas.

Las vías de acceso a estas casetas de peaje en los corredores solo cuentan con líneas de seguridad de color blanco, que indican que no existe ninguna restricción para cruzar de carril si vas en el mismo sentido, y no hay ningún letrero que prohíba realizar este cruce de vías. Deberían establecer una nueva señalización que indique esa prohibición y hacer una campaña de difusión.

Si los corredores aún mantienen el sistema de recargo de tarjetas ¿por qué no se brinda el servicio en las casetas de tarjetas ya cargadas?, para los usuarios que han realizado grandes filas para recargar sus tarjetas en injusto tener nuevamente que formar estas filas. Si el uso de cualquier servicio (Panapass o tarjeta) es opcional y voluntario ¿por qué utilizar esas medidas? Recordemos que ya los mismos usuarios cambiamos del pasado sistema de pago de peajes al de tarjetas, el cual ya tuvo un costo, y ahora nuevamente deben cambiar a otro sistema que, aunque gratuito, no termina de convencer.

Los grandes tranques no han desaparecido y para el costo que tienen los peajes en estos corredores el mal estado de sus calles no tiene excusa alguna. Solo demos un paseo por el paso marítimo del Corredor Sur, entre el Centro de Convenciones Atlapa y Costa del Este, y se darán cuenta del mal estado de esa importante vía. Los estudios no solo deben realizarse para buscar nuevas tecnologías que mejoren el sistema de cobros, también deben realizarse estudios y proyectos para dar un mejor mantenimiento a las vías y brindar un servicio de calidad.

ESTUDIANTE DE MAESTRÍA.