Temas Especiales

27 de Oct de 2020

Alejandro Salazar Z.

Columnistas

Aspiraciones para fortalecer la Universidad

Muchas son las noticias que hoy hablan de la Universidad de Panamá

Muchas son las noticias que hoy hablan de la Universidad de Panamá. Uno de los temas está referido al relevo de las autoridades de la institución, proceso aún un tanto distante (junio de 2016), pero del que ya existen aspiraciones. Si es para bien, esto es, para el debate que potencia posibilidades de mejorar —y no para desgarrar conquistas o para justificar lo injustificable—, entonces pareciera correcto que estas se manifiesten.

Sin desmeritar las aspiraciones anunciadas que, como tales, son legítimas, hay una que nos parece muy consecuente con el contexto que vive la institución; docente e investigador que ha venido sostenidamente argumentando sobre la naturaleza de la universidad de hoy y su proyección en el futuro inmediato. Su vivencia en los temas internacionales no lo ha distanciado de su interés principal: la Universidad de Panamá.

Podrían ser muchas las ejecutorias a mencionar, pero resumimos. Que es egresado de un Centro Universitario, lo que constituye una novedad entre los posibles candidatos que, por siempre, han sido del campus central; que es, igualmente, egresado de la Facultad de Derecho y que posee estudios de especialidad en universidades extranjeras; que su disciplina no es ajena al hecho de haber sido deportista consagrado, representando al país en varias ocasiones. Así mismo, que ha dedicado horas de trabajo a las investigaciones sociales, y las publicaciones así lo demuestran.

Pero, lo que más destaca en el historial es la representación que ha ejercido desde los tiempo de estudiante hasta alcanzar la representación docente y como autoridad. Son tres momentos importantes con los que se aprehende la esencialidad de la educación superior. Por dos periodos, miembro estudiantil ante el Consejo General Universitario y por cuatro periodos, consecutivos, como miembro del Consejo Académico, por los docentes. En cada caso, por la vía electoral. Luego, subdirector y director del Centro Universitario de Colón.

En nuestra memoria aún laten los recuerdos de la administración del prof. Dorindo Jayan Cortez. Fue un periodo de presencia institucional en la comunidad colonense; predominó el debate constante sobre el conocimiento científico y la realidad nacional. Pero, además, la visión de consenso que imprimió a la administración, siendo incluyente de los estamentos bajo el criterio, como siempre él señalaba, que la ‘universidad es de todos, y que todos estamos involucrados en el éxito o fracaso de su funcionamiento'.

Las ideas, lo que piensa y propone este aspirante, pueden conocerse en un sinnúmero de artículos de opinión, así como en los ensayos que abordan los asuntos universitarios. Pero, más allá de ese esfuerzo intelectual, cabe subrayar su permanente activismo en defensa de las aperturas de los concursos a cátedra, además de sus atinadas observaciones y recomendaciones sobre el sistema de evaluación de los profesores, incluidas las actividades de capacitación para dar a conocer el funcionamiento del sistema de investigación.

Sí creemos que son muchos los capaces en nuestro claustro para dirigir la UP. Lo que aquí valoramos es la permanente preocupación en este aspirante que piensa y hace por la universidad que necesita el país, aquella que representa la oportunidad de los panameños para hacer realidad sus sueños. Los sueños de muchas generaciones.

*EXDIRECTOR DEL CRU DE COLÓN.