15 de Ago de 2022

  • Jairo Henry Pertuz Suárez

Columnistas

TLC aumentan pobreza en América

Este mecanismo a la vez interfiere y frena la integración latinoamericana.

Los estudios de organismos internacionales ratifican lo que numerosos grupos de productores, prestigiosos economistas y líderes de Gobiernos progresistas de América Latina, así como analistas internacionales independientes venimos denunciando con respecto a las consecuencias negativas para los países en vías de desarrollo con los famosos TLC y otras versiones de estos peligrosos instrumentos que desfiguran y contradicen, en mayor parte, los supuestos beneficios para estos países.

No solo instrumentan fórmulas para la dominación a través de estos, sino que trastocan las posibilidades de crecimiento real incluyente, afectan la producción nacional de los países en desarrollo, permitiendo y fomentando la competencia desleal e ineficiente de los países desarrollados que subsidian su producción. Este mecanismo a la vez interfiere y frena la integración latinoamericana.

Los ejemplos están a la vista, aquí no hay percepciones antojadizas ni cosa parecida. La vía correcta para negociaciones internacionales no es a través de estos instrumentos. A la vista también están los progresos bien notorios en el progreso de Bolivia, Ecuador, Brasil, Argentina, y aún, la bloqueada Cuba y la satanizada Venezuela, para citar algunos, a pesar de que son asediados mal intencionada y constantemente y de diferentes formas. En estos países han ido siendo superados los niveles de pobreza, el analfabetismo y la insalubridad que han venido siendo parte de la historia oscura que potencias internacionales y elites internas pretenden ocultar y desestiman. Las reservas, los programas de interés social, las mejoras en infraestructuras del Estado, que por siglos estaban fuera de consideración o aparecían como parte de la demagogia electorera de grupos empoderados del poder político, hoy hacen parte de los programas de Gobierno de los nuevos Gobiernos de esos países.

Resulta inverosímil la comparación de los países citados con el atraso y los niveles de calidad de vida que viven los mejicanos, todo lo que se viene agravando con sus últimos Gobiernos y la puesta en marcha del ‘famoso' TLC con EE.UU. y Canadá. Los niveles de pobreza en este país no se han reducido en los últimos 20 años, según reconoce el Banco Mundial. Si bien se han incrementado las exportaciones, los salarios en Méjico son más bajos que en China y la calidad de vida de los mejicanos ha descendido. Por el contrario, la pobreza extrema en este país ha crecido en 20 %.

El sector primario de la economía de todos los países que han suscrito TLC con EE.UU. y Europa están sufriendo descalabros y ya, muchos de estos países, están importando ítems de los que ellos eran exportadores, con la desventaja, además, de que los productos que ya vienen con ‘dumping' son de mala calidad o transgénicos, fruto de semillas que tienen que comprar para cada cosecha. La seguridad alimentaria hoy es un mito en varios países y la escasez de agua, aunada al cambio climático que producen las ‘potencias', conducen a la humanidad a la ruina y el caos.

Estos instrumentos NO son la forma de cooperación y equidad que se necesita. Hoy vemos que Rusia y China se han acercado a Latinoamérica para cooperar como socios y en la dirección correcta.

ANALISTA INTERNACIONAL.