Temas Especiales

28 de Nov de 2020

Tita Méndez

Columnistas

En el 313 aniversario del HST

Para conocer el origen de este nosocomio, debemos remontarnos a 1702, época de la colonia. Cita la historia que el 11 de abril de ese año

En el 313 aniversario del HST
En el 313 aniversario del HST

Para conocer el origen de este nosocomio, debemos remontarnos a 1702, época de la colonia. Cita la historia que el 11 de abril de ese año, el obispo de Panamá fray Juan de Argüelles, escribió al rey de España, manifestándole que se había construido un hospicio que venía funcionando desde el día 22 de septiembre, y le llamaban Hospicio Santo Tomás de Villanueva, el cual daba un servicio de albergue a mujeres desamparadas, enfermas, y pedía el obispo que se le asignara a este hospicio el nombre de HOSPITAL SANTO TOMÁS DE VILLANUEVA. Esta petición fue aprobada por el rey, y, en 1819, se inició la construcción de un nuevo hospital bajo el nombre de Santo Tomás de Villanueva, para reemplazar el humilde hospicio. El nuevo hospital se ubicó en la calle de El Chorrillo hoy llamada avenida B.

Por la brillante iniciativa del presidente Belisario Porras, quien quería ofrecer al país un hospital nuevo y moderno, como parte de la renovación de las instituciones republicanas emprendidas por el visionario estadista, se inició la construcción de la nueva sede del nosocomio, que en esa época, adversarios políticos del presidente Porras, le llamaron al nuevo hospital, diseñado con grandes dimensiones y estilo neoclásico, considerando que era una obra exagerada para la época, ‘EL ELEFANTE BLANCO'. ¡Cuán equivocados estuvieron los detractoras de esa época!

En poco tiempo hubo la necesidad de una expansión para dar servicios de salud al país, a tanta gente que acudía de toda nuestra geografía, buscando recobrar su salud. Grandes y eminentes galenos se formaron en ese ‘Elefante Blanco', y médicos de alto prestigio y muy grata recordación en los ámbitos de la ciencia, dejaron grandes huellas con su docencia y gran mística en muchas décadas. Hombres como nuestro ilustre primer presidente de la República de Panamá, Dr. Manuel Amador Guerrero; el Dr. Gustavo Méndez Pereira; Dr. Bernardino González Ruiz; Dr. Antonio González Revilla; Dr. Ernesto Chu; Dr. Julio César Wong; Sr. José Antonio González Revilla; Dra. Mónica Brown; Dr. Octavio Vallarino; Dr. Aristóbulo Álvarez y no podría seguir mencionando a este plantel de granes médicos que lograron, con su alta docencia, darle a nuestras nuevas generaciones un legado científico invalorable.

Después de una tenaz tarea, los doctores Sergio González Ruiz y Alberto Navarro, entre otros grandes figuras, luchaban para obtener una independencia y alejar del hospital la política partidista, la Asamblea Nacional de Diputados aprueba el Artículo 4, del 10 de abril del 2000, y se crea el Patronato del Hospital Santo Tomás como una entidad de interés público, y social, sin fines de lucro, autónoma, financiera y administrativa, compuesto por el ministro de Salud, representantes de clubes cívicos (Leones, Kiwanis, 20-30, Rotarios), el director/a médico general, representante de usuarios y un representante de la Contraloría General de la República. Hasta la fecha han formado estos PATRONATOS, hombres de gran prestigio que, en su paso por este nosocomio, han marcado y siguen marcando pasos firmes, para una administración correcta, servicio de excelencia, con gran profesionalismo y humanismo, ocupando su tiempo sin interés económico, para dar apoyo a este hospital.

Actualmente, nuestro PATRONATO lo preside S. E. ministro de Salud, Dr. Francisco Javier Terrientes, en su representación, S. E. viceministro, Dr. Miguel Mayo. El director médico general, Dr. Angel Cedeño, destacado ginecólogo obstetra, cuenta con un Consejo Técnico formado por 9 destacados médicos especialistas, más 36 jefes de Servicios Médicos, directora de Enfermería, directora de Docencia e Investigación, jefe de Administración y Finanzas, jefa de Recursos Humanos, jefe de Oficina Legal y jefa de Relaciones Públicas, entes asesores de la Dirección Médica General, que coadyuvan al desarrollo científico y administrativo del nosocomio. Equipos ultramodernos, tales como: resonancia magnética, mamógrafos, tomógrafo 256 cortes, único en uso de hospitales en todo el país y a nivel de la región, lo que nos coloca a la vanguardia, y podemos dar un excelente servicio como hospital de III Nivel.

Nuestra infraestructura, que en 1924 solo contaba con el Elefante Blanco, hoy nuestros 11 edificios donde están instaladas Consulta Externa Especializada, Maternidad, Hospitalización, Emergencias, Servicios Generales, Clínicas Especiales con Salas de Programas de Atención, Trauma y otros, donde acuden a diario miles de pacientes, nos aconseja que tendríamos que ir ampliando nuestras instalaciones en un futuro cercano, por el aumento vegetativo de atención en el HST.

La Consulta Externa, coordinada por una gran mujer, de profesión cirujana, la Dra. María Padilla de Araúz, nos apoya y cuida celosamente de estas estructuras, donde atienden: Neurología, Cardiología, Oftalmología, Medicina Interna, Gastroenterología, Ginecología y Obstetricia, Nefrología, Dermatología, Reumatología, Psiquiatría, Neumología, Neurocirugía, Otorrinolaringología, Cirugía Plástica y Unidad de Quemados, Ortopedia y Traumatología, Urología, Cirugía Vascular Periférica, Retinología, Cuidados Intensivos, Anestesiología, Salud Ocupacional y nuestro auditorio, donde todos los miércoles se dicta docencia a cientos de médicos, bajo el liderazgo de la Dra. Janett Rangel, anestesióloga y gran docente, son parte de quienes he querido mencionar en este artículo que en honor a todos los profesionales escribo.

Me siento sumamente orgullosa de prestar mis servicios al hospital más grande del país, con una trayectoria indestructible por el pasar de los años, y en este 313 aniversario mi profunda dedicación a todos en el HST.

*ABOGADA, PERIODISTA Y RELACIONISTA PÚBLICA.