Temas Especiales

05 de Feb de 2023

  • Juan B. Sosa

Columnistas

Adiós a un gigante

Conocí a Joaquín Vallarino hace cuarenta y ocho años cuando fungía como ejecutivo de McCann Erickson

Conocí a Joaquín Vallarino hace cuarenta y ocho años cuando fungía como ejecutivo de McCann Erickson, empresa publicitaria que manejaba la cuenta de Cerveza Panamá; participé en aquellas luchas titánicas entre las dos cervecerías. En este caso, en que Joaquín jugaba el papel de David contra Goliat, su liderazgo, perseverancia y convicción, inclusive al enfrentar a un contrincante más poderoso, era evidente y alentadora.

A través de los años, JJ, como cariñosamente lo llamábamos, sirvió de guía y de mentor a varias iniciativas, como el apoyo que le dio al Gobierno en el exilio del presidente Delvalle en la lucha contra el régimen militar de entonces. Igual con la creación del US-Panama Business Council, para promover a Panamá en los Estados Unidos, NUESTRO PRINCIPAL SOCIO COMERCIAL; el papel que el Cicyp ha jugado en la vida empresarial panameña y muchas otras iniciativas. Sus huellas como un líder empresarial máximo son indiscutible, al punto que cuando nos referíamos a J. J. en Washington, lo llamábamos ‘Mr. Private Enterprise '.

Pero todos sus méritos como empresario, que le sobran, empequeñecen a lado de su hombría de bien, visión y liderazgo ejercida cuando el presidente Guillermo Endara le solicita buscar fórmulas creativas para afrontar la responsabilidad del Canal y de las áreas revertidas que pasarían a manos panameñas al final del milenio.

Joaquín organizó una comisión de cien notables provenientes de diferentes ramas de actividad, incorporando a todos los partidos políticos y a la sociedad civil. Pudo a través de su liderazgo proponer una ley que creaba una Autoridad del Canal alejada de influencias políticas blindándola de los cambios gubernamentales que generalmente ocurren cada cinco años, así como una ley transitoria de la ARI que le ponía término al estado colonial que existía anteriormente con la existencia de la Zona del Canal, además de aprovechar los recursos heredados de este enclave colonial.

Pero quizá su mayor aporte fue la creación de un título constitucional que protege la institucionalidad de la Autoridad del Canal de Panamá y el logro de convencer a dos administraciones diferentes y en cierto sentido antagónicas, la Administración del presidente Guillermo Endara de aprobar la ley durante su periodo, y la Administración del presidente Ernesto Pérez Balladares en la segunda aprobación que requiere un título constitucional.

La partida de J. J. deja un amplio vacío en el liderazgo empresarial del país, pero los que lo conocimos nos honramos y regocijamos de haber tenido el privilegio de haber trabajado con él y de ser su amigo. Que descanse en paz.

*JUAN B. SOSA FUE EMBAJADOR DE PANAMÁ EN WASHINGTON (1987-89) Y ES COFUNDADOR DEL US-PANAMA BUSINESS COUNCIL JUNTO CON JOAQUÍN J. VALLARINO JR.