Temas Especiales

30 de Ene de 2023

  • Carlos E. Rangel Martín

Columnistas

Varela debe procurarnos una seria planificación eléctrica

Las recientes represiones violentas contra hermanos chorreranos opuestos a la ampliación de la planta termoeléctrica en río Congo

Las recientes represiones violentas contra hermanos chorreranos opuestos a la ampliación de la planta termoeléctrica en río Congo, que aumentaría la contaminación del aire que respiran, y contra indígenas ngäbe-bugle, quienes exigen reducir la altura de la hidroeléctrica de Barro Blanco para evitar inundaciones en su comarca, debieran alertar al presidente Juan Carlos Varela de la necesidad de pedir asistencia a algún país de la Unión Europea para reorganizar integralmente nuestra planificación eléctrica. Señalamos la Unión Europea, porque está integrada por países que, algunos desde la Segunda Guerra Mundial, lideran la investigación y fabricación de generadores eléctricos que no perjudiquen al medio ambiente.

Desde que se privatizaron las hidroeléctricas panameñas, nuestros ‘planificadores ' dan preferencia a las plantas hidroeléctricas y termoeléctricas que ya empiezan a causar lamentables confrontaciones entre panameños, porque esa preferencia está ligada a los negociados de diversos políticos avariciosos deseosos de exprimir económicamente a nuestra población; así que nuestro actual Gobierno quedaría involucrado, si continuara ignorando las protestas que reclaman una moderna planificación eléctrica basada en tecnologías generadoras que protejan la salud, el medio ambiente y el presupuesto económico de todos los panameños, ya sean indígenas, profesionales, industriales, comerciantes, o cualesquiera conciudadanos.

La proliferación de ‘generadores verdes ' no debería afectar nuestras actuales tarifas eléctricas, que se mantienen artificialmente elevadas, porque, sin ninguna justificación, nuestra electricidad es comercializada a través de un mercado de valores, permitiéndole a los políticos, que son beneficiarios indirectos de variadas hidroeléctricas, vender la electricidad que generan al mismo precio que la generada por los generadores termoeléctricos; cuando el costo a largo plazo de la electricidad generada por hidroeléctricas es menos del 20 % del costo de la electricidad termoeléctrica.

Pasados quince años desde que el número de generadores eólicos instalados en el mundo empezó a aumentar exponencialmente, su estudio académico ni siquiera forma parte de ninguna carrera técnica universitaria en Panamá; ya que, lógicamente, nadie estudiaría tecnologías circunscritas por nuestros ‘planificadores ', a quienes solo les preocupa satisfacer las ansias de enriquecimiento de nuestros peores políticos.

Como prueba del actual desprecio por cuidar nuestro medio ambiente, una hidroeléctrica como Las Cruces tiene una potencia máxima de 9.38 megavatios, y una hidroeléctrica como Cañazas tiene una potencia máxima de 5.94 megavatios; entonces, asumiendo que la generación promedio de un aerogenerador mar adentro fuera del 40 % de su máxima potencia (pudiendo llegar hasta algo más de 50 %), solo harían falta cinco aerogeneradores de 5.0 megavatios para reemplazar a Las Cruces y tres aerogeneradores similares para reemplazar a Cañazas; mostrando cuán innecesariamente se pone en peligro al río San Pablo, solo para poder embolsarse más dinero de los consumidores; aparte que, cuando ocurran sequías, dichas hidroeléctricas no generarán absolutamente nada.

*JUBILADO DEL CUERPO DE INGENIEROS DE EE.UU.