Temas del día

28 de Feb de 2020

Avatar del Ernesto A. Holder

Ernesto A. Holder

Columnistas

Sospechas y “reasonable doubts”

Reasonable doubts' traducido significa: ‘dudas razonable'. Buscando definiciones en los diccionarios y en la red (en inglés)

Reasonable doubts' traducido significa: ‘dudas razonable'. Buscando definiciones en los diccionarios y en la red (en inglés), encontré extensas explicaciones, principalmente legales. Pero para los propósitos que aquí queremos plasmar, la idea es que la mantengamos lo más sencillo posible. Está escrito en inglés porque el inglés ha sido declarado nuestro segundo idioma oficial, razón suficiente para los que pensaban llamarme la atención sobre el mismo.

Cada vez que emitimos opinión, con algo de dudas sobre algún programa o políticas del gobierno o el Estado, algunos piensan que se cuestiona por fastidiar. Pero es el deber de los ciudadanos llamar la atención para que se revise los programas en donde el dinero de los contribuyentes puede que no se esté utilizando de la manera más acertada y no produzca los resultados que se espera. En reciente nota de prensa, El Ministerio de Educación informó que para el 2016 se tiene programado capacitar a mil profesores y maestros de inglés. ‘Se trata del programa de capacitación del IV grupo International Teachers Training Panamá Bilingüe 2016, integrado por profesores de inglés que se capacitaran por 8 semanas y de maestros egresados de Instituto Pedagógico de la Normal, la Facultad de Educación de la Universidad de Panamá, UNACHI y otras universidades, quienes permanecerán por 16 semanas en las distintas casas de estudios con miras a potenciar el habla, escritura y metodología en la enseñanza de esta segunda lengua. La inversión por cada profesor de inglés, que permanece 8 semanas, se estima entre 5 a 7 mil dólares, mientras que el costo de los maestros egresados, quienes se quedan 16 semanas en el exterior, oscila entre 10 a 12 mil dólares. ‘Millions and Millions of taxpayers money.

Hace unos años una querida amiga me contó que al salir de la secundaria sus padres le enviaron a Inglaterra por un año para aprender inglés. Doce meses vivió en casa de ingleses y participó en los programas. De eso hace unos 20 años y ella se ríe a carcajadas porque no sabe hablar inglés y no entiende casi nada. Les aseguro que no es un caso aislado. Conozco muchos otros. He estado expuesto a ambos idiomas desde que nací. No domino ninguno de los dos como quisiera. Es una esfuerzo diario de perfeccionar esas herramientas con el fin de lograr una mejor comunicación.

El idioma, (inglés, español o cualquier otro) es el empeño por siglos y siglos de la especie por diseñar y procurar códigos comprensibles y compartidos que faciliten la comunicación entre todos en el camino a perfeccionar nuestro espacio y edificar nuestro tiempo en el universo. Maniobrar mental y verbalmente entre dos idiomas no es fácil. La construcción de conceptos para trasmitirlo a otros tiene sus retos. Se comienza con una palabra para luego construir una idea. Es el proceso de comunicación. Y ese proceso es influenciado por una cantidad de variables que pueden desvirtuar el objetivo final (los acentos locales y regionales, por ejemplo). En este programa, ese objetivo es la de educar una nueva generación de panameños en ambos idiomas.

Miro el programa con sospecha y ‘skepticism' (escepticismo) y no tengo propuestas porque los resultados no se pueden medir con facilidad. Es decir, no solo basta con la euforia de la culminación de las capacitaciones en el exterior. El verdadero resultado depende de lo que ocurre en las aulas de clases con el estudiantado y con lo que ellos logren de allí en adelante. ¿Quién y cuando vamos a poder medir eso y evaluar los resultados? Esos resultado tiene que ver con el nivel profesional, técnico y cultural alcanzado. El dominio del alfabeto (dominio artístico e imaginativo en la presentación instructiva e inteligente de imágenes y escenas del ser, del antes y del ahora) y su implementación adecuada, es el reto que esta generación debe sortear para alcanzar niveles superiores de aprendizaje y ejecutoria. Retos comunicacionales, propiamente dicho, de efectividad para la trasferencia científica y adecuada de conocimientos en la construcción de una mejor sociedad.

Sospecho que la inversión no alcanzará plenamente el objetivo de ‘potenciar el habla, escritura y metodología en la enseñanza de esta segunda lengua' y pocos beneficios se lograrán en la preparación de las nuevas generaciones para aprovechar los conocimientos de primera mano generados en ambos idiomas. De allí mis dudas, razonables, sobre el programa.

COMUNICADOR