La Estrella de Panamá
Panamá,25º

22 de Oct de 2019

Avatar del Virginia Arango Durling

Virginia Arango Durling

Columnistas

Pat Conroy y su legado

Pat Conroy, (1956-2016), de 70 años, reconocido escritor norteamericano de numerosos novelas, ha fallecido en Beaufort, Carolina del Sur

En fecha reciente, hemos conocido a través de los medios de comunicación que Pat Conroy, (1956-2016), de 70 años, reconocido escritor norteamericano de numerosos novelas, ha fallecido en Beaufort, Carolina del Sur. Entre sus publicaciones más conocidas tenemos: El Príncipe de las Mareas (1991), Música de la Playa, ‘The Lords of discipline' (1983), El Don del Coraje (1979), algunas de las cuales fueron llevadas al cine.

En sus obras hallamos rasgos de su traumática experiencia familiar, en concreto con su padre. El indicaba que ‘algunos padres llevan a sus hijos a jugar golf por hobby. Por alguna razón, el hobby de mi padre era golpear a sus hijos'. Una de sus frases decía: ‘Yo amaba a mis padres... pero con eso no puedo cambiar el hecho de que la violencia de mi padre me arruinó la infancia'.

Hablar de Pat Conroy, nos llena de orgullo y de nostalgia, pues a diferencia de muchos de sus lectores, tuvimos el honor de ser su estudiante cuando asistimos a Beaufort High School, Carolina del Sur, a mediados de los años 60. En aquellos días, como estudiante ‘freshmen' (de noveno grado), de Pat Conroy recién graduado del Citadel, Millitary College de Charleston, Carolina del Sur, nos dictaba la clase de inglés a un grupo en general de estudiantes de raza blanca norteamericanos, y muy pocos estudiantes de raza negra, pues recuerdo aún la existencia de escuelas exclusivas para estudiantes negros.

Volviendo a Pat Conroy, cabe mencionar que desde el primer momento observamos que tenía una personalidad extraordinaria, y por supuesto que en esos días no nos imaginábamos que teníamos como profesor a un futuro novelista. Como docente joven, con respeto y entusiasmo estaba convencido en enseñarnos la asignatura de inglés, no de una forma tradicional, sino desde otra perspectiva.

En efecto, en sus clases aprendimos a leer con entusiasmo, a reflexionar y a escribir. Recuerdo un día que llegó al salón de clase y nos dijo: ‘Quiero para mañana un ensayo, máximo de tres páginas. Deben desarrollarlo con las palabras que aquí aparecen'. Ahí redacte mi ensayo denominado ‘Spaghetti western'. ¿Y qué creen?, le gustó. Cabe destacar que para aquellos años mis habilidades en el idioma inglés no eran tan excelentes como sucedió con posterioridad.

Hay muchas otras anécdotas que pudiéramos mencionar, sin embargo, por el momento solo nos basta afirmar que en lo personal, influyó al igual que mi abuelo Fred Durling Arosemena, transmitiéndonos esa fascinación por la lectura y la escritura, que ha quedado testimoniado en las más de treinta y cinco libros que hemos publicado hasta hoy.

Pat Conroy fue enterrado el 8 de marzo del presente año, en el Cementerio de Gullah, en la Isla Santa Helena; sin embargo, él no se ha ido, está con nosotros. Sus familiares, amigos, lectores y en especial, esta estudiante, lo recordaremos siempre con mucho cariño, pues nos ha dejado un legado.

CATEDRÁTICA DE DERECHO PENAL, UP.