La Estrella de Panamá
Panamá,25º

17 de Oct de 2019

Daisaku Ikeda

Columnistas

La importancia de las notas

Aunque he hecho todo lo posible, he sacado un promedio muy bajo en las notas. ¿Significa que soy un fracaso?

Aunque he hecho todo lo posible, he sacado un promedio muy bajo en las notas. ¿Significa que soy un fracaso? Aunque, evidentemente, es importante recibir una enseñanza, el potencial humano no está tan limitado que pueda medirse únicamente por la capacidad de memorización. Las notas son solo un modo de descubrir la piedra preciosa que hay en el centro de tu vida. Así que espero que no te valores solo por las notas que sacas o por el colegio al que vas.

Hace poco, se ha dicho que el CE (cociente emocional) es más importante que CI (cociente intelectual). Esto demuestra la importancia de estas virtudes humanas tan diversas, como la compasión o un fuerte espíritu luchador, que ningún cociente intelectual puede evaluar. Por esa razón, es absurdo pensar que las notas que saques a los dieciséis o dieciocho años o cuando sea, vayan a determinar el resto de tu vida. El potencial humano es mucho mayor que todo eso.

Evidentemente, tus estudios son importantes. Pero las notas que saques ahora no te condenarán a un futuro menos brillante. Si piensas así, no podrás cultivar tus habilidades. Si dejas de explotar la piedra preciosa de tu vida, se interrumpirá tu desarrollo personal, y eso es algo que tienes que evitar a toda costa. Algunos son aceptados en universidades, pero una vez que han llegado allí no se esfuerzan todo lo que deben. Algunos se vuelven autoritarios y arrogantes. El mundo necesita líderes, no elitistas. Otros dejan de esforzarse en crecer personalmente después de entrar en una gran empresa o convertirse en funcionarios, médicos o abogados. Algunos licenciados por las mejores universidades llegan incluso a cometer delitos. Muchas personas se olvidan de trabajar por los demás cuando alcanzan sus propios objetivos profesionales.

En realidad, graduarse y conseguir un trabajo es solo el principio, más no el fin. Pero muchos piensan solo en lo que quieren ser, y no en cómo pueden aportar algo a la sociedad. La grandeza de un ser humano no se deriva solo por la formación académica o la posición social. Tu futuro depende de los esfuerzos que hagas y de que tomes el camino correcto. Lo importante no es compararse con los demás, sino con cómo eras tú ayer.

La cuestión es cómo podemos vivir felices, fieles a nosotros mismos, mirando siempre hacia delante y avanzando. Imagina que estás perdido en la jungla. Quieres encontrar el modo de salir y llegar al mar, pero no sabes qué dirección tomar. ¿Qué haces entonces? La respuesta es seguir hacia delante. Al final, llegarás al río, y cuando sigas el río corriente abajo, llegarás al mar.

Ser joven significa luchar contra todo tipo de problemas. Significa resolverlos a pesar de las dificultades, apartando las nubes oscuras de desesperanza y avanzando hacia el sol, hacia la esperanza. Esta fuerza y esta capacidad de recuperación son los distintivos de la juventud.

Los budistas adquieren sabiduría poniendo en práctica día a día la teoría de que lo importante es seguir avanzando. Mientras afrontas los diversos problemas, es fundamental avanzar, aunque solo sean una o dos pulgadas. Si lo haces, después, cuando mires hacia atrás, te darás cuenta de que has ido abriéndote camino por la jungla más rápido de lo que pensabas.

*PRESIDENTE DE LA SOKA GAKKAI INTERNACIONAL.