La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Avatar del Genaro López

Genaro López

Columnistas

Cuidado, se llevan la Caja

Una vez más los oficiosos de la privatización arremeten contra la seguridad social del pueblo trabajador

Una vez más los oficiosos de la privatización arremeten contra la seguridad social del pueblo trabajador. Tomando como a un ‘dios ' al FMI, intensifican el estado apocalíptico de la CSS, tal como lo hicieron en el 2005 para imponer medidas paramétricas y trasladar parte de los fondos del Programa de IVM a manos privadas (a los especuladores).

¿Quiénes están detrás de este proyecto privatizador? En primer lugar, las instituciones financieras internacionales (Banco Mundial y Fondo Monetario Internacional), que plantean la supremacía del mercado, por ende la salud y seguridad social como mercancía para la obtención de ganancias. Aunado al hecho de que asocian la CSS al tema del déficit fiscal del Estado (CSS como aval de la deuda pública).

En segundo lugar, las llamadas administradoras de pensiones, que aspiran a gestionar los ingresos del Programa de IVM, por lo cual obtendrían altos réditos. En Panamá la estructura de este mercado es oligopólica (pocas empresas), lo que conlleva a pagos de administración más altos. Pero además, la experiencia en países de América Latina y Europa, ha sido en la ‘economía especulativa ' la pérdida de los ingresos (pensiones) de los cotizantes.

En tercer lugar, los Gobiernos neoliberales y sus acólitos, quienes, en sus discursos sumisos a las recetas externas, imponen medidas que atentan contra el derecho a la salud y seguridad social, por ende a la vida digna. Además de sus compromisos con los sectores de poder económico a los cuales responden o pertenecen.

Estos sectores, más allá de cifras no auditadas desde el 2008 que, según ellos, proyectan un déficit actuarial, primero en el 2016 y hoy dicen que en el 2019, no presentan otro argumento.

Lo que no mencionan es que el estado actual del Programa de IVM de la CSS se debe a que ellos, en el 2005, cerraron la principal fuente de ingresos (cuotas) del subprograma de beneficio definido (sistema solidario), al impedir que a partir del 2008 ingresaran nuevos cotizantes. A los del subprograma de beneficio indefinido nunca les han entregado informes financieros, y se estima que vivirán el mismo o peor calvario una vez inicien las salidas naturales del programa (pensiones).

Tampoco dicen que existen más de 30 000 patronos (incluyendo al Gobierno) que descuentan la cuta obrera a la seguridad social e ilegalmente la retienen (no la entregan a la Caja, lo que a nuestro parecer es un delito), cuya cifra al 2014 era de más de B/. 220 millones.

Utilizan el argumento de una ‘alta expectativa de vida' de los panameños, en especial de las mujeres, lo que no dicen, que se trata de la expectativa de vida al momento de nacer, mantenerlas requiere garantizar las condiciones que hacen favorables la vida (trabajo digno, salario justo, alimentación adecuada, acceso al agua potable, condiciones medio ambientales sanas, recreación, etc.), mismas que el neoliberalismo se ha dedicado a desmantelar y negar en 35 años de su ejecución en Panamá.

Sin embargo, publicitan nuevamente las medidas paramétricas: aumento de edad, de cuota, cotización, años de referencia para el cálculo de la pensión; receta que en todas partes del mundo ha demostrado ser recurrente, ineficaz e ineficiente. Una vez más, al igual que lo hicieron en el 2005, quieren imponer la filosofía ‘Trabaje más, pague más y muérase rápido '.

Algo que no mencionan, la actual propuesta de supuesta integración MINSA-CSS establece que al finalizar la tercera etapa de ejecución del Sistema Público Nacional de Salud (Antiguos proyectos ANAS, SUS, APP), la función de la CSS se limita a los programas de IVM y Riesgos Profesionales, restando el Programa de Enfermedad y Maternidad, con lo cual se cumpliría la aspiración de los sectores empresariales (Administradoras de Pensiones y Prestadoras de Servicios de Salud). He allí su interés.

SECRETARIO GENERAL DE CONUSI-FRENADESO.