Temas Especiales

08 de Mar de 2021

Antonio Saldaña

Columnistas

El pueblo y el Canal ampliado

En ambos acontecimientos el pueblo panameño ha querido que el otrora partido de Omar no presidiera dichas celebraciones. ¿Por qué?

El próximo 26 de junio es la fecha escogida por la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) para la inauguración oficial del nuevo juego de esclusas del Canal mediante la realización de la travesía por la nueva ruta del barco portacontenedores Andronikos de una empresa de origen chino y, como ocurrió con la denominación de las esclusas, también los nombres de los invitados a la ‘gala de honor ' los ha decidido de forma muy personal el administrador de la ACP.

No se trata de resentimiento alguno, sino que en justicia, en las efemérides del Canal ampliado, podemos decir que ‘no son todos los que están ni están todos los que son '. Efectivamente, preponderantemente estarán figuras de la vida económica, política y social (oligarquía), quienes, abierta o solapadamente, se opusieron a la lucha del pueblo (los panameños de a pie) por la recuperación de la soberanía en la ‘Zona del Canal ' y del Canal.

¿Quiénes de los participantes en las gestas heroicas de 1958, 1959, 1964 o los que acompañaron al general Omar Torrijos en los tramos finales para erradicar ‘las estacas colonialistas ' de nuestro territorio, esto es, la negociación de los Tratados del Canal de 1977, mejor conocidos como los tratados Torrijos-Carter, son ‘invitados de honor ' en dicha ceremonia? Ni siquiera el expresidente estadounidense que negoció los Tratados del Canal estará presente en dichos actos, ha declinado diplomática y gentilmente, solo Dios sabe por qué.

Recuerdo a finales de la década de 1970 cuando el mariscal Josip Broz Tito, presidente de la entonces República de Yugoslavia, visitó a Panamá en apoyo a la causa del Canal, en la cena de gala en su honor, celebrada en el Club Unión, estuvieron presentes, además del cuerpo diplomático acreditado y los dignatarios del Gobierno, el pueblo representado en sus líderes gremiales, sectoriales y étnicos. Esa ha sido la única vez que visité los salones de dicho club exclusivo de los ‘rabiblancos '. Pero hoy, a contrario sensu de lo anterior, el ‘amo chocolate ' y ‘mayordomo ' del imperio solo tienen como invitados importantes a prestantes figuras de la oligarquía nacional e internacional.

Finalmente, dice la máxima ‘Vox populi vox De i' (‘La voz del pueblo es la voz de Dios ') mencionado en nuestro medio por el líder histórico de los panameñistas, pero que pertenece por entero al breviario popular, cuyos orígenes se remontan a la antigüedad griega, dicho que providencialmente ha estado presente en dos acontecimientos relacionados con el Canal: El 31 de diciembre de 1999, fecha en que fue arriada la bandera de las barras y la multitud de estrellas y cuando el último soldado gringo abandonó el territorio nacional y; los actos de inauguración de las nuevas esclusas del Canal, el próximo 26 de junio de 2016. En ambos acontecimientos el pueblo panameño ha querido que el otrora partido de Omar no presidiera dichas celebraciones. ¿Por qué?

Porque la cúpula del PRD postinvasión abandonó a su propia suerte a los descamisados, a los prosélitos de su colectivo político, a los panameños de a pie, también desatendió la ‘frecuencia popular ' y, peor aún, renunció a los principios ideológicos torrijistas, social democráticos para abrazar, como las demás entelequias políticas nacionales, el ‘capitalismo salvaje ' o neoliberalismo, concepción que ha hecho de este país, sí, el de mayor crecimiento económico en la región en los últimos 10 años, pero también el más desigual y excluyente.

El pueblo panameño, actuando como la voz de Dios, le dijo a la fracción oligárquica que ha secuestrado el partido de Antonio Yepes, Rómulo Escobar Betancourt, Gerardo González, Edwin Fábrega, Ascanio Villalaz, Materno Vásquez, Pito Murgas, Hermelinda Fuentes, Roberto Gómez Guerrero y de muchos otros torrijistas de verdad, que por su traición al pueblo y a los principios torrijistas y socialdemócratas, no sería Gobierno en estos dos instantes históricos de la vida republicana y, es muy probable que vuelva a hablar alto y claro en el año 2019.

¡Así de sencilla es la cosa!

ABOGADO Y ANALISTA POLÍTICO.