Temas Especiales

02 de Dec de 2020

Bolívar González

Columnistas

Vacunarse, una responsabilidad

Desde el siglo XVIII, el investigador y médico inglés Edward Jenner observó en la población rural

Vacunarse, una responsabilidad
Vacunarse, una responsabilidad

Desde el siglo XVIII, el investigador y médico inglés Edward Jenner observó en la población rural que con frecuencia contraía un tipo de viruela llamada ‘vacuna ', más leve que la humana, por el contacto que esta gente tenía con las vacas. Escuchó decir que algunos no ‘cogían ' la viruela mala porque habían ‘cogido la de las vacas '. Estos testimonios e investigaciones dieron como resultado una vacuna eficiente contra la viruela humana.

Posteriormente, el microbiólogo y químico francés Louis Pasteur sentó las bases para el desarrollo de las vacunas, especialmente contra la rabia.

Mi padre sostenía que: ‘Nadie escarmienta con cabeza ajena, sino con la propia '. Por años las autoridades sanitarias estatales y empresas privadas que proveen vacunas al país, han pregonado la importancia de vacunarse, incluyendo al entorno familiar, con vacunas disponibles para prevenir enfermedades como la hepatitis A y B, contra neumococos y meningococos, para solo mencionar algunas. Lo que cayó en ‘saco roto ', pocos han hecho caso.

Una triste lección nos ha dado la influenza, con el brote epidémico que hemos vivido recientemente. Sabemos que la influenza es una enfermedad causada por virus que mutan o cambian anualmente; que no es otra cosa que la llamada ‘trancazo ', ‘rompehuesos ' o ‘asiática ', por lo que hay que vacunarse anualmente. No debe confundirse con el resfriado común que generalmente no produce fiebre alta.

La influenza se caracteriza por fiebres muy altas y desvanecimiento casi total, que puede llevarnos al hospital y al cementerio por complicaciones causadas por bacterias como los neumococos (neumonía). Es una enfermedad fácil de transmitir, por medio de estornudos de un afectado que no se cubre, por contacto con las mucosas de nariz, ojos y boca; como bien lo han explicado las autoridades en enfermedades infecciosas, del Instituto Gorgas.

Las vacunaciones institucionales (Minsa) han elegido dos grupos prioritarios para recibir la vacunación: menores de cinco años y mayores de sesenta y cinco, porque son los más susceptibles a las complicaciones, al adquirir la enfermedad.

Las vacunas, cualquiera que sea incluyendo la de influenza, toman su tiempo para ser efectivas; alrededor de quince días para que puedan protegernos mediante el desarrollo de anticuerpos. Los científicos aseguran que la efectividad de la vacuna es de 80 %, aproximadamente.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece, basada en investigaciones médicas de países centinelas, cuáles son las ‘cepas de los virus estacionales ' que van a circular en determinado hemisferio e informan a los fabricantes para que fabriquen las vacunas.

Nuestro país utiliza la vacuna del Hemisferio Sur, por mandato del MINSA, entidad que mediante estudios investigativos, así lo determinan.

Durante la presente calamidad, se han utilizado dos tipos de vacunas inyectadas. A nivel institucional por intermedio del eficiente Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI), está utilizando la vacuna llamada trivalente , porque cuenta con tres cepas de virus que protegen contra el brote de influenza, como son A (H1N1), A (H2N3) y un cepa B.

La empresa privada ha surtido medianamente a los médicos y centros privados de vacunación con la vacuna tetravalente (de cuatro cepas); además de las A (H1N1), A (H2N3), contiene 2 cepas B.

Ambas vacunas son de eficiencia comprobada, cultivadas en embrión de pollo.

El manejo de las vacunas conlleva una serie de obligaciones a cumplir, por ejemplo: los proveedores de vacunas, como los distribuidores, adquieren un gran compromiso, pues deben cumplir con requisitos que exige la ley, por intermedio de La Dirección Nacional de Farmacias y Drogas; que van desde el tramite y obtención del Registro Sanitario, responsabilidad que recae en el fabricante, quien es el propietario de la vacuna; hasta la responsabilidad de ambos, del traslado en cadena de frío hasta el cuarto refrigerado de los distribuidores locales.

El distribuidor debe mantener muy bien equipado el cuarto frío para mantener las vacunas entre 2 y 8 °C, que tiene que ser validado periódicamente por F y D y por el fabricante. Las vacunas son despachadas en termos especiales que garantizan la temperatura adecuada, hasta llegar al médico o centros de vacunación.

El tema de las vacunas no es un asunto fácil ni barato; por lo que es una irresponsabilidad del ciudadano no vacunarse contra enfermedades para las cuales existen vacunas.

ESCRITOR, COMPOSITOR Y FOLCLORISTA

==========

‘El tema de las vacunas no es... fácil ni barato; por lo que es una irresponsabilidad del ciudadano... no vacunarse contra enfermedades para las cuales existen vacunas'