Temas Especiales

24 de Nov de 2020

Avatar del Orlando Acosta Patiño

Orlando Acosta Patiño

Columnistas

El tema de la teta desnuda

‘Un mamógrafo que sirve para el diagnóstico temprano de la enfermedad cuesta cerca de B/50 000.00... '

El mes de octubre es la fecha para el desarrollo de la campaña de la cinta rosada en Panamá. Esta acometida de salud pública tiene como objetivo poner en conciencia a la población panameña del impacto del cáncer de mama entre los panameños. Fuentes formales nos indican que el cáncer es la segunda causa de muerte y, según el Instituto Oncológico Nacional, entre el 2003 y el 2013 fueron diagnosticadas casi 28 000 personas con esta enfermedad. La incidencia de este tipo de cáncer alcanza unos cinco mil casos, seguidos del cáncer de próstata, cuyo diagnóstico es de tres mil al año.

Quien no haya tenido la exposición de visitar el Instituto Oncológico Nacional (ION), no tiene idea del gentío que desfila por los pasillos del hospital. El ION mantiene los pasillos, vestíbulos, salas y camas ocupadas por miles de panameños aquejados por la terrible enfermedad. El cuerpo médico y de apoyo en ese centro hospitalario exhibe, además una tremenda empatía, el más alto compromiso para con los pacientes y familiares que, además con los pocos recursos, sirve con mística y compromiso a todos quienes tocan sus puertas. Sé lo que les digo, pues me tocó lidiar con la muerte de mi padre y la recuperación de mi madre, en algún momento con ayuda y asistencia del ION, su gente y sus pocos recursos.

Coclé y El Valle de Antón es una de las regiones más visitadas —no precisamente por la incidencia del cáncer— sino por sus atractivos paisajes. El Valle de Antón es un pintoresco pueblo en la provincia de Coclé. El origen y la naturaleza de ese lugar lo vinculan a fuerzas telúricas de data milenaria: El Valle de Antón se asienta sobre el cráter o la caldera de un volcán. El marco natural lo determinan sus imponentes montañas que le rodean: el cerro Pajita, Gaital y Cara Coral, con alturas de 1000 metros sobre el nivel del mar; hacia el sur el cerro Cara Iguana y cerro Guacamaya o cerro La Huaca con 800 metros al oeste la India Dormida; y al este cerro Tagua de la misma altitud.

La humedad de El Valle es resultado de una amplia red de ríos, cascadas y pequeños quebradas. El marco natural, sus ríos y montañas, su excelente clima, la extraordinaria artesanía —además de los mitos e historias. Entre ellos la historia del Chorro de Macho Tomasito, los milenarios petroglifos y sobre todo el cuento de la India Dormida.

Una donación del Gobierno de Taiwán de cerca de B/ 300 000.00 con que —según fuentes de la campaña de la cinta rosada— se logró que la teta desnúa de la Chola de Coclé fuese cubierta con una lona de plástico rosada. Esta acción se interpreta como una acción de promoción y concienciación sobre la enfermedad. La discusión se torna agria cuando ambientalistas cuestionan el impacto ambiental de cubrir el bosque con el plástico rosado, cosa que según la fuente de la campaña no fue relevante para decidir sobre el carácter de la campaña este año.

Un mamógrafo que sirve para el diagnóstico temprano de la enfermedad cuesta cerca de B/50 000.00, pudiendo equipar al sistema de salud con unos seis aparatos vs el sostén de plástico al cerro inerte para atender la creciente población enferma.

La sensatez de quienes toman decisiones en el campo de salud pública debería exhibir algo más que pudor. En un contexto de extrema necesidad en el equipamiento prevenido de salud en Panamá, el despilfarro de recursos para cubrir un cerro desnudo con la lona rosada es un acto reprochable. En contrapunto, la inversión en equipar hospitales sí es una expresión solidaridad y misericordiosa para con los congéneres aquejados por una de las más terribles enfermedades de todos los tiempos entre los panameños.

El ION y el sistema preventivo de cáncer de mama en Panamá requieren algo más que una lona rosada sobre el pecho desnudo de la India Dormida.

INGENIERO