Temas Especiales

28 de Jun de 2022

  • Hirisnel Sucre Serrano

Columnistas

Nuestro agro: debilidades y soluciones

El presupuesto proyectado en 2017 para estos ministerios es muy semejantes a las cifras de hace cinco (5) años atrás

La Ley de Presupuesto es el plan de Gobierno en números para ejecutarlo en 2017. Deseo exponer mi punto de vista en relación al título del presente artículo.

Primero : La actividad de producción de agroalimentos para el consumo nacional y exportar aporta menos del 3 % del producto interno bruto (PIB), de esta escuálida cifra depende el 30 % de los habitantes del país, ubicados en las áreas rurales y comarcales. Todos: excluidos y desiguales negativamente (los pobres), los otros desiguales positivamente (los ricos) dependen del sector: comercio, turismo, y las demás actividades vinculadas a la zona de tránsito. Cierto es que somos un país con poca vocación agrícola, en relación a los vecinos; pero he escuchado opiniones de reconocidos economistas que sugieren fortalecer al sector primario de nuestra economía ahora que con tanto éxito hemos ampliado nuestro negocio principal: el Canal.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO) mundial mente promueve la seguridad y soberanía alimentaria a través de la agricultura familiar. Somos deficitarios en 30 % en la producción de arroz y leche en relación al consumo; el 90 % en maíz para alimentación animal, 70 % en cebollas y tenemos toda clase de productos terminados de lácteos, cárnicos, de frutas y vegetales de la región expuestos a la venta en los supermercados. Por esa razón somos los mayores importadores de alimentos después de Venezuela, en la región.

Segundo : En 1995 nos adherimos a la Organización Mundial del Comercio (OMC), nos globalizados y hemos firmado tratados de libre comercio (TLC) con ‘Raimundo y todo el mundo', los cuales obligan a nuestro hombre del campo a competir con semejantes de EE.UU., Europa, Centroamérica, México y ahora Colombia, sin haberlos preparados tecnológicamente y con las herramientas o implementos necesarios para ‘jugar' en esos modernos estadios. Lo contrario hizo el pasado Gobierno cuando reprogramó los fondos prestados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por 100 millones de dólares, para promover la tecnificación y competitividad en nuestros exportadores bajo el programa: Agenda Complementaria, manejado por los ministerios de Comercio e Industria, Desarrollo Agropecuario y Economía y Finanzas. Ese dinero se utilizó en proyectos de infraestructuras, como los aeropuertos internacionales de Río Hato y Colón, los cuales, aún, no levantan vuelos. A eso se debe que las exportaciones agropecuarias hayan decrecido en 45 % en relación al año 2008 a la fecha, según la Contraloría General de la República.

Como solución a esta problemática recomendamos incrementar las partidas presupuestarias de funcionamiento e inversiones en 300 millones a partir del próximo años para invertir 1000 millones en los próximos tres años; para los ministerios de Desarrollo Agropecuario y Ambiente para implementar un verdadero sistema de extensión agropecuaria y conservación del medio ambiente que le enseñe métodos y tecnologías modernas para que incrementen la producción en menor área cultivada y su productividad (costo/beneficio) y le permita a los técnicos de todas las instituciones mantener un contacto permanente de doble vía entre ellos y el hombre del campo y sus familias, a fin de que coseche productos de calidad y buenos precios para el mercado nacional en beneficio del gran consumidor y pueda incrementarse la agroexportación a los niveles de 2008 o más, generando así actividad económica en nuestras comarcas y áreas rurales.

El presupuesto proyectado en 2017 para estos ministerios es muy semejantes a las cifras de hace cinco (5) años atrás, lo que no está acorde con el monto total de 21 000 millones de este presupuesto nacional, siendo el doble del de esa época. Esta vez sí podríamos repetir lo expresado por la expresidenta Mireya Moscoso en su campaña electoral a finales de la década del noventa. ‘EL PUEBLO NO COME CARRETERAS'.

OPINION@LAESTRELLA.COM.PA

*EX MINISTRO DE DESARROLLO AGROPECUARIO Y LEGISLADOR DE LA REPÚBLICA.