Temas Especiales

17 de Apr de 2021

Paulino Romero C.

Columnistas

El papel del maestro en la historia

La imagen actual del maestro está determinada por la profesión. Pero esto no ha sido siempre así

El papel del maestro en la historia
El papel del maestro en la historia

La imagen actual del maestro está determinada por la profesión. Pero esto no ha sido siempre así. En tanto que hoy en día con el término ‘maestro', en sentido estricto, se destina comúnmente a aquella persona que desempeña actividades en una institución educativa (en la mayoría de los casos establecida y vigilada por el Estado), empero se da, desde hace mucho tiempo, un significado de ‘maestro' en sentido lato, y por él se entiende aquella persona que inculca habilidades, que transmite conocimientos y orientaciones los que, sin ella, no podrían ser adquiridos en absoluto, o le serían solo más lentamente.

En las sociedades arcaicas, indiferenciadas, la ‘enseñanza' servía para transmitir concepciones religiosas, costumbres tribales, así como las obligaciones rituales y morales. Los llamados a hacerlo eran los ‘ancianos', los hechiceros, los curanderos, los sacerdotes. Estas personas, situadas en altas posiciones, mediante la transmisión de las enseñanzas, se preocupan de que se mantengan y se pase a las nuevas generaciones el orden social. Además de los aspectos, con frecuencia muy rituales, de la ‘enseñanza', desde siempre habrían de transmitir las normas de comportamiento cotidiano y las habilidades: el hijo aprende del padre la habilidad para cultivar, pescar y cazar, construir viviendas y, en suma, asegurar los medios de subsistencia; las hijas aprenden de la madre cómo cumplir con sus obligaciones femeninas domésticas, etcétera. La familia, el clan y la parentela constituyen, por así decirlo, los maestros de la vida diaria.

Esto experimentó transformaciones a medida que se hicieron esenciales los elementos de la enseñanza secular. Mientras que los sacerdotes en la historia de Occidente, durante muchos siglos, disfrutaron de una posición especial, en cuanto precursores y defensores de la doctrina de la Iglesia, las actividades de quienes fueron asumiendo paulatinamente determinadas funciones educativas en la sociedad preindustrial, eran subestimadas.

Así, por ejemplo, en la antigua Grecia, el maestro de gimnasia, que realizaba actividades de carácter familiar, era considerado como maestro del Estado. Los preceptores familiares eran considerados como esclavos. En el Medievo Europeo el clero era agente responsable de la educación religiosa, pero también, en sentido amplio, escolar. Es solo a partir del siglo XIX cuando los maestros se convierten en empleados públicos y, en virtud de ello, en representantes de una verdadera profesión.

Ser maestro hoy. Si dejamos de lado al maestro profesional en el sistema educativo (‘maestro' en sentido estricto) vemos que el papel del maestro se halla en una cierta crisis, y ello por diversas razones. Hoy día no hay ninguna ‘imagen del maestro' que se imponga. Hasta ahora no se ha logrado averiguar de manera convincente la ‘esencia del maestro'. Cada época debe determinar de nuevo y para sí misma qué necesita del maestro: profesión, formación de proselitismo y discipulado; o amistad, cercanía afectiva; o la distancia de lo racional, asociada con simple simpatía humana.

Por eso, este análisis aspira a ser finalmente una contribución a la discusión. Hay maestros en todas partes y en todos los grupos de edad. Sin embargo, nos parece difícil de recusar el que, en particular en el maestro, se destaca la imagen del adulto ante la generación siguiente, y con ello la credibilidad o incredibilidad de quienes reivindican para sí más saber y experiencia.

La humanidad en su forma social organizada, lleva ya cerca de treinta y uno siglos de vida; tiempo durante el cual hemos abundando en enseñanzas de toda índole. Para depurarse de sus vicios, para mantener sus conquistas, para alcanzar mejoras futuras, esa misma humanidad cuenta con hombres y mujeres distribuidos en millares de oficios, industrias y profesiones, y cada uno, a su manera, desenvuelve sus actividades para contribuir al perfeccionamiento de la sociedad.

Busquemos, pues, en ese enjambre de obreros al maestro y deslindemos su situación actual. Los hay de diversos tipos: los maestros-empleados, los maestros de plaza, los maestros vegetativos, pero hay algo más: ¡el maestro revolucionario! Aunque contamos muy pocos, el maestro revolucionario (no en el sangriento sentido del vocablo, sino en su más noble acepción), es lo que nosotros entendemos como el maestro de verdad, ¡como el maestro que necesita Panamá!

MAESTRO DE CIUDADANOS.