Temas Especiales

17 de Apr de 2021

Daniel Delgado-Diamante

Columnistas

La nueva invasión a Panamá

Bastante se ha escrito y dicho sobre la invasión estadounidense a Panamá de 1989.

La nueva invasión a Panamá
La nueva invasión a Panamá

Bastante se ha escrito y dicho sobre la invasión estadounidense a Panamá de 1989.

Hasta la fecha, solo los supuestos vencedores han escrito la ‘historia oficial.'

Sin embargo, como expresara el doctor Diógenes de la Rosa, ‘la historia oficial casi siempre es la leyenda, rara vez la historia verdadera, la historia íntima de los acontecimientos.'

En la lucha generacional por la conquista de nuestra independencia y soberanía total, la invasión del 20 de diciembre de 1989 constituyó una derrota para Panamá.

No había otro destino en una guerra tan desigual. Nosotros perdimos esa batalla militar, pero les ganamos la guerra política por la liberación de nuestro país.

Recuperamos el Canal, obtuvimos el cierre de las bases militares estadounidenses y la salida de sus tropas de nuestro territorio.

Todo eso fue resultado de la lucha generacional e nuestro pueblo, de las gestiones políticas y diplomáticas de muchos panameños y de la firme voluntad histórica del General Omar Torrijos Herrera.

Aunque ahora no estamos enfrentando una incursión extranjera como en 1989, los principios y valores que nos hicieron defender la Patria en ese entonces deben prevalecer ante las amenazas a la democracia y la estabilidad institucional de nuestro país frente a las complejas circunstancias políticas y económicas del presente.

Cada año, al llegar el mes de diciembre vuelve a la palestra el tema de la invasión a Panamá. Han pasado 27 años.

Si bien es cierto el panorama político y social es muy distinto al de aquella época, nuevos enemigos de la democracia se ciernen sobre nuestro país.

El reciente caso de las empresas Waked y su inclusión en la Lista Clinton, arrojan luces sobre la ‘nueva invasión' que sufre nuestro país por parte de los Estados Unidos. Ello ha causado la pérdida de miles de empleos, desasosiego e intranquilidad para las familias de estos trabajadores.

A esta situación de por sí crítica, se suma la crisis actual del Grupo GESE, propietaria de los periódicos la Estrella de Panamá y el Siglo, ante la inminente venta de estos medios de comunicación por formar parte de las empresas del grupo Waked.

Lo más irónico de todo, es que hasta el momento no hay pruebas en contra de estas empresas, pero el daño ya está hecho.

Asimismo, Colombia ignora la decisión de la OMC, la cual emitió una resolución favorable a Panamá en su disputa contra el vecino país, por los aranceles que el país impuso sobre textiles, vestuario y calzado panameño, lo cual ha llevado al cierre de varias empresas en la Zona Libre de Colón, otrora fuente de miles de empleos en el país.

Nos preguntamos entonces, ¿Hasta dónde puede llegar el nivel de intromisión de un país extranjero en afectar empleos y empresas panameñas? ¿Qué acciones debe tomar el gobierno para defender a sus nacionales?

Creemos que la lucha por la libertad y la democracia del país, así como la defensa de la libertad de expresión, indistintamente de la época y las circunstancias, debe ser la tónica permanente en los panameños conscientes de su importancia para la preservación de las libertades y derechos individuales y colectivos.

Los eventos del 20 de diciembre de 1989, marcaron un antes y un después en la historia de Panamá.

Hoy día, las circunstancias han cambiado. Pero el peligro y amenazas a la democracia y la pacífica convivencia de los panameños, están latentes.

El respeto a la institucionalidad está en riesgo, ya no por un invasor militar foráneo.

Ahora son fenómenos como la masiva invasión migratoria extranjera, la inseguridad pública, la profunda desigualdad e inequidad social, la corrupción, el irrespeto a la opinión pública que clama por transparencia en la gestión gubernamental, por mejor calidad de vida y servicios básicos oportunos y eficientes. Se quiere que el desarrollo que alardeamos al resto del mundo, llegue a los miles de ciudadanos que siguen viviendo en condiciones pobrísimas.

¡Esa es la guerra que actualmente debemos librar, por una vida digna y en igualdad de condiciones para todos los panameños!

Omar Torrijos decía que ‘se libera al país cuando se ara una parcela…, se libera cuando se enseña a leer a un analfabeta…, libera el maestro al país cuando se enseña a los niños el alfabeto de la Patria…, libera el obrero al país cuando se empeña en producir trabajo…, libera al país el sudor y la sangre de las generaciones que lo fueron liberando.'

Ahora, tenemos que enfrentar la nueva invasión en defensa de la Patria. Así sea.

ABOGADO