Panamá,25º

21 de Nov de 2019

Avatar del Jorge Luis Macías Fonseca

Jorge Luis Macías Fonseca

Columnistas

Varela, Odebrecht y Panamá

Es un momento interesante para coadyuvar con la justicia que ha de sentarse con firmeza y sin sectarismo

El país cada vez más se desalienta pero igual se tensa. La certidumbre de una gestión gubernamental seria y verdaderamente comprometida con la población, a quien invocaron en su grito de campaña, se ha convertido en desconfianza y desacierto. Se percibe demagogia, planes sin dirección, ensayo y error, malestar generalizado, problemas sin respuestas y ahora con más fuerza santificación a la impunidad. La ruta seguida altamente escabrosa ha ido construyendo una posición adversa que pone al sector gubernamental en la línea del rechazo y eso es sumamente peligroso. El acumulado que ha ido cimentando el gobierno de Juan Carlos Varela, demuestra que no se tiene ningún sentido de lo que es, hacer diligencias en favor de los más desposeídos. Un balance que he de hacerse pone de manifiesto que la crisis es generalizada y que las respuestas se constituyen en quimeras. El resultado en la mitad del mandato presidencial es profundamente deficiente. El caso Odebrecht, viene a ser una prueba de suficiencia para el gobierno valerista. Es una tremenda oportunidad para empinarse por encima de todo y enseñarle a propios y a extraños que la moral es parte esencial de toda gestión pública y que el combate a la corrupción no se da con espejismos, con tibiezas y con argucias legislativas que en nada favorecen a ningún esfuerzo por reivindicar el país, hoy cautivo de la perversidad, del usufructo de sus recursos, y del robo de los fondos públicos. Es un momento interesante para coadyuvar con la justicia que ha de sentarse con firmeza y sin sectarismo.

Precisamente son los sectores económicos con poder político los que han estructurado muy bien la estrategia para el pillaje. Se han armado de todo, sin importarle el daño social que hacen con lo que timan, y con la conciencia que nada o poco va a ocurrir porque el sistema está diseñado para permitirle con mucha propiedad que asalten con bastante ventaja y felonía los fondos públicos.

La ‘coima', es una parte de la estrategia del pillaje con sus diversas modalidades. El ‘coimero', ya constituido en una parte complementaria de la labor pública realiza la actividad con toda la tranquilidad, entre tanto, el ‘coimiado', es la otra fracción que también actúa con disfrute, constituyendo dos parte de una misma cosa.

El país en su conjunto transita por una angustia generalizada que cada vez sube el tono de los reclamos públicos dejando sin discurso al gobierno y consecuencialmente con poco soporte social. A la par, la situación presente, pone de manifiesto la creciente miseria de los partidos políticos, trazados en nuestras sociedades para darle soporte al bandidaje.

Se trata entonces, que en un acto de heroicidad el gobierno nacional haga lo propio para ir rescatando la moralidad pública, porque las sociedades se corroen, se pierden y terminan sin fe en los dirigentes, si no actúan con pertinencia. Ese hacer supone ante el caso Odebrecht, conocer públicamente quienes decidieron en un acto desconsiderado con Panamá, apoderarse de sus dineros para fortalecer sus talegos, y desde luego someterse a la justicia y reparar el daño ocasionado.

No es un favor que le haría Juan Carlos Varela y su gobierno a la patria, es una exigencia para poder ir urgentemente retomando la patria moral.

DOCENTE UNIVERSITARIO