25 de Feb de 2020

Argelis Gordón

Columnistas

Propiedades del pescado y los mariscos

En nuestro país, la población, mayormente católica, acostumbra en época de Cuaresma guardar, por lo que preferentemente se consume pescados

En nuestro país, la población, mayormente católica, acostumbra en época de Cuaresma guardar, por lo que preferentemente se consume pescados y mariscos.

El pescado es rico en vitaminas y minerales. Comer pescado, al menos dos veces por semana, disminuye los riesgos cardiovasculares. Por ejemplo. El aceite del arenque es rico en ácidos grasos poliinsaturados que bajan el nivel del colesterol LDL (el que se deposita en las arterias). El pescado aporta muchas vitaminas: B1, B2, B6, B12, vitamina A y vitamina D. Contiene también minerales como fósforo, yodo, sodio, potasio y un poco de calcio.

El pescado es más dirigible que la carne, porque contiene poco tejido conjuntivo y poca grasa.

El salmón contiene entre 80 y 150 unidades de vitamina A. La vitamina A ayuda al crecimiento, protege la vista y la piel.

La sardina contiene 500mg de fósforo por cada 100gr. Este mineral es importante para la formación de huesos y dientes y favorece el sistema nervioso.

Cabe destacar que el aceite de hígado de bacalao es muy rico en vitamina A, lo que lo convierte en un producto eficaz para el crecimiento, su contenido en vitamina D, combate el raquitismo.

En cuanto a los mariscos entre sus variedades se pueden diferenciar los crustáceos; es decir, aquellos que poseen caparazón, como las gambas, los langostinos, los moluscos característicos por su concha. Se pueden incluir los cefalópodos (calamares, sepias, pulpo).

Cada variedad posee características específicas, pero la mayoría comparte importantes propiedades nutricionales y beneficios más allá de un exquisito sabor. Y lo mejor de todo es que apenas tiene aporte calórico y tiene muy poca grasa, así que es ideal para dietas.

Este tipo de alimento es excelente proveedor de minerales, tales como hierro, fósforo, zinc, potasio y yodo, además de tener importantes cantidades de vitaminas A y B.

Casi podríamos decir que, el marisco, contiene absolutamente los mismos beneficios que el pescado blanco, especialmente porque contiene prácticamente los mismos nutrientes y las mismas proteínas. En cualquier caso, el marisco es rico en vitamina A y ácidos grasos omega 3.

Valoremos al momento de ingerir estos productos, la calidad de nutrientes que estamos recibiendo en nuestro organismo.

ANALISTA DE CONSUMO.