Temas Especiales

04 de Apr de 2020

Genaro Villalaz García

Columnistas

Victoriano Lorenzo: el héroe inolvidable

Ante el silencio de los liberales, es fusilado en la Plaza Chiriquí, actual Plaza de Francia.

Este año, se cumplieron 114 años del fusilamiento del general Victoriano Lorenzo y según algunos estudiosos de la historia panameña, 150 años de su nacimiento. El país que nació condicionado en su independencia el 3 de Noviembre de 1903, sigue luchando por el rescate de sus raíces, por perfeccionar la identidad nacional y por encontrar respuestas en tiempos que el crecimiento económico se ha sostenido, pero que la desigualdad y la pobreza siguen azotando regiones y sectores de la sociedad panameña.

Victoriano Lorenzo participa en la guerra de los 1000 días, y se gana un espacio como revolucionario que lucha representando a los sectores menos favorecidos que carecían de un líder que les diera esperanza y los guiara por los senderos de las reivindicaciones de justicia e igualdad que aún en estos días son necesarios.

Lorenzo es nombrado general por las tropas liberales y fue el artífice de grandes triunfos comandando a los representantes auténticos de nuestra nacionalidad, los pueblos originarios, los que estaban antes de la llegada de los españoles en 1519 y que luego fueron parte de la masacre que por más de 400 años se realizó en las tierras de América. Esto ha sido documentado y objeto de películas, libros y reconocido por organismos internacionales y hasta por el Vaticano.

El abuso de las autoridades y gamonales de la época con injusticias y malos tratos a la población indígena de aquella época, lo obligan a tomar las armas con el compromiso de que habría justicia y libertad. Belisario Porras y Benjamín Herrera lo invitan a participar por el lado liberal con promesas de libertad y justicia. Su estilo de lucha de guerrillas provoca que las tropas conservadoras abandonen Penonomé y se replieguen a la capital ante los esfuerzos infructuosos por derrotarlo.

A la firma del Tratado de paz entre liberales y conservadores en el acorazado estadounidense USS Wisconsin, el país se debate en un nuevo inicio, una nueva independencia a todas luces condicionada y hasta contradictoria con los intereses norteamericanos, franceses y colombianos mezclados, entre el futuro canal y las ambiciones personales.

Al final, en un acto de injusticia suprema, es apresado y condenado al fusilamiento, a pesar de la amnistía pactada en el Tratado porque se sospechaba que no estaba de acuerdo con el mismo y que podría levantarse en armas y afectar lo negociado. No tiene la suerte de un proceso legal y justo, y en pocas horas es condenado. Ante el silencio de los liberales, es fusilado en la Plaza Chiriquí, actual Plaza de Francia.

La Asamblea Nacional de Panamá, da un primer paso importante el 30 de enero de 1966, declara injusta la ejecución del general Victoriano Lorenzo y lo presenta como un auténtico dirigente popular. El general Omar Torrijos reivindica, aún más, su figura el 13 de mayo de 1971, cuando la Junta Provisional de Gobierno de aquel entonces aprueba el Decreto de Gabinete N° 130 que declara al General de División Victoriano Lorenzo, ‘Mártir de la Causa Emancipadora del Pueblo Panameño' y ‘Héroe de la Revolución Libertaria', luego de décadas donde fue ignorado por los Gobiernos e historiadores y tildado de bandido o maleante.

Para las actuales y nuevas generaciones, el Cholo Victoriano debe representar el ejemplo y la lucha por construir un país donde la eliminación de la desigualdad sea el objetivo principal, y que la distribución de las riquezas sea lo más equitativa posible, promoviendo el trabajo y las oportunidades para todos los sectores sin distinción.

EXDIRECTOR DEL INAC, GESTOR CULTURAL.