Temas Especiales

05 de Apr de 2020

Carlos Ramos Delgado, PhD

Columnistas

Contradicciones del crecimiento económico y la realidad nacional

¿Cómo en un país con semejante crecimiento económico los apagones y carencia de agua potable son las constantes del diario vivir?

El actual Gobierno y los anteriores han presentado reiteradamente cifras en las cuales señalan que el país muestra un crecimiento económico sostenido y que el índice de pobreza se ha reducido significativamente. En el contexto de la realidad que vive la sociedad panameña, estos señalamientos deben ser calificados como una demostración del más profundo cinismo o bien producto de una extrema enajenación.

¿Cómo se explica que en un país con crecimiento económico sostenido en los últimos cinco años y que además se perfila a liderar el crecimiento económico en América Latina, exista una aguda crisis en el sistema de salud que entre otras cosas experimenta una mora quirúrgica y una escasez de medicamentos que ha cobrado la vida de decenas de panameños y panameñas. Una Caja de Seguro Social con un hospital donde no hay suficientes ambulancias para transportar oportunamente a los pacientes y en el cual existe en el cuarto de urgencias un hacinamiento que lacera la dignidad de cualquier ser humano y que irónicamente cuenta con activos de miles de millones de balboas?

¿Cómo un país con este crecimiento económico está ubicado en las posiciones más bajas de América Latina en cuanto a la calidad de la educación. Un país en donde existen escuelas rancho y las que no lo son, se encuentran en su mayoría en pésimo estado?

¿Cómo en un país con un crecimiento económico como el nuestro, existe una crisis en el transporte que ha perturbado la convivencia pacífica y aumentado los niveles de estrés, afectando la salud y el tiempo de convivencia en familia?

¿Cómo en un país con un crecimiento del PIB de 5.8 % los ciudadanos nos sentimos cada vez más inseguros, producto de la delincuencia y el crimen organizado?

¿Cómo en un país con semejante crecimiento económico los apagones y carencia de agua potable son las constantes del diario vivir?

¿Cómo en un país en donde el Canal de Panamá reporta en el primer trimestre de 2017 ingresos por el orden de 565.5 millones de balboas, se haya descuidado tanto al sector agropecuario, pilar fundamental para la seguridad alimentaria y la generación de empleos de miles de panameños de las áreas rurales?

¿Cómo en un país con tanta bonanza económica, existe una percepción generalizada de justicia selectiva e impunidad; una Corte Suprema de Justicia tan cuestionada y en la que muchos de sus integrantes han sido señalados por incurrir en conductas que no se ajustan a su envestidura?

¿Cómo conciliamos tanto desarrollo económico con la ausencia de ideología en los partidos políticos tradicionales; secuestrados por una clase política que carece de liderazgo y que ha perdido credibilidad?

Es evidente la tremenda contradicción entre el crecimiento económico y la realidad que vivimos en nuestro país. Esta realidad, a nuestro juicio, pone de manifiesto que nuestros gobernantes no han tenido la capacidad ni la voluntad, a pesar del mencionado crecimiento económico, de atender las necesidades básicas que reclamamos y nos merecemos todos los panameños. No podemos ni debemos aceptar que esta sea nuestra realidad; nos merecemos una mejor calidad de vida. Debemos exigir por tanto, que nuestros gobernantes actúen como verdaderos estadistas y construyan el Panamá que todos anhelamos.

CATEDRÁTICO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ.

‘No podemos ni debemos aceptar que esta sea nuestra realidad (...). Debemos exigir..., que nuestros gobernantes actúen como verdaderos estadistas (...)'