La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Ramiro Campos

Columnistas

El aprendizaje de servicio en las Universidades

Entendemos la educación superior como una etapa y un espacio de aprendizaje de valores ciudadanos.

A lo largo de estos últimos años el aprendizaje servicio ha ido tomando interés como propuesta de educación en valores y ciudadanía. El aprendizaje servicio se ha extendido considerablemente y cada vez más instituciones y más profesionales optan por esta estrategia educativa. El aprendizaje servicio es una estrategia que integra el aprendizaje académico con el servicio a la comunidad, permitiendo a los estudiantes ser participantes activos de su propio aprendizaje y llevar a cabo acciones que mejoren la ciudadanía.

Entendemos la educación superior como una etapa y un espacio de aprendizaje de valores ciudadanos. Consideramos que una universidad de calidad y de servicio público es aquella que hace más digna la sociedad, convirtiendo a sus estudiantes tanto en excelentes profesionales como en ciudadanos cultos y críticos. Actualmente, en el mundo laboral son valoradas aquellas personas que además de las competencias específicas de su ámbito profesional muestran otras más transversales que ayudarán a los profesionales a moverse y adaptarse al mundo complejo en el que viven. De esta manera, consideramos que los objetivos más relevantes de la educación universitaria son la preparación para el actual mundo del trabajo y la formación para una ciudadanía activa.

Un ámbito de aprendizaje en valores, también en educación superior, es la implicación comunitaria del aprendizaje académico (Martínez, 2006). En este ámbito el aprendizaje servicio y otras prácticas de encuentro con el entorno toman especial relevancia. Es conveniente proponer a los estudiantes una auténtica implicación con la comunidad donde se encuentra la universidad o con la que se relaciona. Esta implicación debe permitir dotar de significación social el aprendizaje académico que el estudiante adquiere en la universidad.

Además, la responsabilidad social de las universidades no se debe limitar a una correcta rendición de cuentas de los recursos recibidos de la sociedad ni tampoco al retorno en forma de prestación de servicios de parte de lo que ha recibido de ella. La responsabilidad social de las universidades incluye un ejercicio de la responsabilidad de carácter ético (Martínez, 2008). Para la universidad, introducir propuestas de aprendizaje servicio es un reto educativo, pero también institucional, ya que esta estrategia supone un marco en el que la universidad está abierta a la sociedad y trabaja conjuntamente con ella para mejorarla. En un contexto como el actual, no podemos considerar que la educación superior es un espacio únicamente de aprendizaje e investigación académica, sino también un espacio de transformación social y de aprendizaje de valores.

El aprendizaje servicio es una estrategia que por su naturaleza también encaja con los objetivos de desarrollo sostenible. El estudiante pasa a ser el centro del proceso de aprendizaje, tomando el profesorado un rol de guía y acompañante en el proceso. Se espera un modelo centrado en competencias que requiere el aprendizaje de contenidos conceptuales, procedimentales y actitudinales para movilizarlos correctamente y abordar con eficacia y eficiencia situaciones reales. Un modelo centrado en competencias requiere un aprendizaje de contenidos procedimentales y actitudinales y también informativos y conceptuales.

El aprendizaje servicio es una propuesta educativa basada en la experiencia y también una herramienta para trabajar la democracia y la participación. El aprendizaje servicio tiene un doble objetivo de intencionalidad pedagógica y de colaboración con la comunidad, cosa que refuerza aún más su valor como factor de cohesión social.

CATEDRÁTICO UNIVERSITARIO.