Temas Especiales

05 de Apr de 2020

Avatar del Jorge Luis Prosperi Ramírez

Jorge Luis Prosperi Ramírez

Columnistas

Nuevo compromiso mundial con la salud, significado para Panamá

Frente a ese panorama, los líderes presentes aprobaron unánimemente compromisos de gran relevancia mundial.

La semana pasada los líderes de los países del mundo reunidos en Astaná (Kazajistán), renovaron su compromiso de fortalecer sus sistemas de Atención Primaria, como un paso esencial para lograr la cobertura universal de salud, con lo que se reafirmará la histórica Declaración de Alma-Ata de 1978, la primera que supuso un compromiso por parte de los líderes mundiales con esta rama sanitaria.

Esta promesa renovada tiene gran importancia y repercusiones en el quehacer de las próximas autoridades de salud, pues el progreso de la cobertura universal de salud ha sido muy desigual en nuestro territorio. En este contexto, comparto en esta entrega los elementos centrales de la Declaración e invito a nuestros aspirantes a los diferentes cargos públicos que elegiremos en mayo de 2019, a incorporarlos en sus agendas y reflexionar sobre lo que tendremos que hacer como país, para proteger los logros alcanzados y atender los desafíos pendientes, aprovechando nuestras fortalezas y las oportunidades que se vislumbran.

Como si estuviera refiriéndose a nuestro país, la declaración inicia reconociendo que ‘pese a los considerables progresos logrados en los últimos 40 años, en todas las regiones del mundo, sigue habiendo personas con necesidades sanitarias desatendidas'. Subrayando que ‘es inaceptable desde un punto de vista ético, político, social y económico que persistan las disparidades en los resultados sanitarios y la inequidad en la salud'.

Admitieron además la ‘importancia crucial de la promoción de la salud y la prevención de las enfermedades, comprometiéndose a acabar con la atención fragmentada, poco segura o de calidad deficiente'. Subrayaron la necesidad de solucionar la escasez de trabajadores de la salud y su distribución desigual, y estuvieron de acuerdo con que hay que ‘seguir combatiendo la creciente carga de enfermedades no transmisibles, que provocan mala salud y muertes prematuras debido al consumo de tabaco, el consumo nocivo de alcohol, los modos de vida y comportamientos poco saludables, y la insuficiente actividad física y las dietas malsanas'.

De igual relevancia para nosotros es que denunciaron los costos crecientes de la atención sanitaria y los medicamentos y vacunas al afirmar que ‘No podemos permitirnos despilfarros en los gastos de la atención de salud debido a la ineficiencia'. Por ello reiteraron que ‘los servicios de promoción, prevención, curación y rehabilitación, y la atención paliativa, deben ser accesibles a todos, evitando los gastos directos desproporcionados en la salud, los cuales provocan que millones de personas se hagan pobres'.

Frente a ese panorama, los líderes presentes aprobaron unánimemente compromisos de gran relevancia mundial. Comparto los que considero más importantes para nosotros: Tomar decisiones políticas audaces en pro de la salud en todos los sectores, reafirmando la función y responsabilidad primaria de los Gobiernos a todos los niveles en la promoción y protección del derecho de todas las personas al goce del grado máximo de salud que se pueda lograr. Abordando los determinantes económicos, sociales y medioambientales de la salud, reduciendo los factores de riesgo integrando un enfoque que incorpore la salud en todas las políticas.

Establecer una atención primaria de la salud que sea sostenible, accesible, equitativa, segura, de alta calidad, integral, eficiente. Que preste servicios integrados y continuos centrados en la persona, fortaleciendo los sistemas de salud, mediante inversiones que refuercen la capacidad y las infraestructuras del primer contacto de las personas con los servicios de salud. Evitar la fragmentación y garantizar un sistema funcional de derivación entre la atención primaria y otros niveles de atención, fortaleciendo las funciones esenciales de salud pública.

Dar preferencia a la prevención de enfermedades y la promoción de la salud y atender las necesidades sanitarias de todas las personas a lo largo del curso de la vida, mediante servicios de promoción, prevención, curación y rehabilitación, y atención paliativa, a la vez que mejora la resiliencia de los sistemas de salud para prevenir y detectar las enfermedades infecciosas y los brotes y responder a ellos.

Empoderar a las personas, las comunidades y la sociedad civil mediante su participación en la elaboración y aplicación de políticas y planes que repercutan en la salud, y promover la rendición de cuentas de los sectores público y privado, para que un mayor número de personas viva vidas más sanas.

Hacer un llamado a todas las partes interesadas, para que se alineen con las políticas, estrategias y planes nacionales en todos los sectores, y emprendan iniciativas conjuntas, con el fin de instaurar una atención primaria de la salud más fuerte y sostenible en pro de la cobertura sanitaria universal.

MÉDICO