Temas Especiales

02 de Apr de 2020

Avatar del Julio César Caicedo Mendieta

Julio César Caicedo Mendieta

Columnistas

La tolerancia, el peor enemigo del país

‘GET OUT!' (creo que en catalán significa ‘LARGO DE AQUÍ'), como van las cosas en este pueblo ingobernable

‘GET OUT!' (creo que en catalán significa ‘LARGO DE AQUÍ'), como van las cosas en este pueblo ingobernable, si los pagaimpuestos no protestamos enérgicamente, pero en masa, una vez al mes y cada mes por cada vaina en que no estemos de acuerdo, como el problemón de la inseguridad que amenaza en convertirse en ejércitos extorsionadores de la población y no enviamos al cepo o a la ‘horca' a diputados, funcionarios y políticos que estén rayando en el cinismo gracias a la impunidad, puede que aquí en la tierra que era de Victoriano, pasen dos cosas, la primera que tengamos que marcharnos del país, guiados por comunistas al nuevo estilo de los hondureños, salvadoreños, guatemaltecos, cubanos, venezolanos y nicas, hacia EUA y lo segundo, que nos digan allá, cuando lleguemos a ‘guichita town', totalmente deshidratados y apestosos, ‘GET OUT!'... O sea, que ¡habrá que largarse de aquí!... ¿pero para dónde?

A lo largo de mi arrepentimiento meditado por haberme ilusionado cuando joven con la izquierda, puedo decirles que Fidel aún muerto es una vara atravesada en la rueda del progreso de América Latina. En su tumba no está tranquilo y se regodea, porque se está cumpliendo su propósito: el de convertir a los países latinoamericanos en exportadores de seres humanos desesperados. Mientras sus grupitos armados comen el salado jamón serrano, Ustedes no me dejarán mentir, cómo el sistema impuesto por el oscuro totalitarismo logra imponer a bufones risibles en el poder como Ortega, Chávez, Maduro, Kirchner y hasta a Lula, por lo que veo en los periódicos. Es decir, la izquierda está en ‘SHOCK', pero sigue jodiendo, porque somos tolerantes en extremo.

A pesar de que las cosas en Panamá iban de mal en peor, hasta el asesinato de Torrijos, nos entreteníamos con la ‘guerra' entre los civilistas y los codepadis anotando atentos lo que decían unos y otros y hasta de los que no eran ni chicha ni limonada como yo mismo, sino jodedores, sapos o baila la vara. Y, hasta que tumbaron al jujuná intolerable que se observaba en un espejo que tenía en la Comandancia y veía un batido de Patton con de Gaulle, pero con un machete en la mano. Y, desde la misma mañana del 21 de diciembre de 1989, comenzaron a trazar los mismos de siempre el camino de locos que estamos recorriendo sin saber qué hacer con lo mucho que tenemos, un sendero tolerante en extremo, un trillo apto para arrieras sin antenas. Tanta es la preocupación en la ciudadanía que muchos esperan que los extranjeros nos digan: ‘GET OUT!'.

ESCRITOR COSTUMBRISTA.