La Estrella de Panamá
Panamá,25º

14 de Oct de 2019

Avatar del Genaro López

Genaro López

Columnistas

Cierre en picada

Esto hace recordar el caso Waked (2016), el cual ha interpuesto una demanda a consecuencia de lo que considera como pérdidas por la cesión del complejo comercial

A pocos días de culminar el 2018 y a meses de finalizar el período de Juan Carlos Varela, su gestión presidencial culmina con acciones que afectan considerablemente a los sectores populares y productivos del país.

La represión contra productores del país, que han visto afectada su producción ante la continuidad de la política de desmantelamiento del agro, priorización a las importaciones agropecuarios, constituye un síntoma del bajo interés del Gobierno por los sectores productivos. La represión que se dio en Azuero dejó claro la falta de compromiso de las autoridades del MIDA al desconocer acuerdos alcanzados.

Este proceder del Gobierno de Varela, en no cumplir acuerdos firmados a través del llamado ‘diálogo', viene siendo denunciado por los diversos sectores del país desde que inició su administración.

Por otro lado, aparece nuevamente en el escenario el impuesto inmobiliario. Con anterioridad he advertido de las pretensiones de los organismos internacionales en términos de impuestos, como política que se impone en la región. En la Asamblea también está el tema fiscal. Cuando en realidad lo que cabe es una política que haga pagar a los evasores, a los que más tienen.

En materia de inmueble el Decreto Ejecutivo 362 (que se corresponde con Ley 66 de 2017, aprobada por todos los diputados), establece que ‘... la banca panameña está obligada a cobrar el impuesto de inmueble a las familias cuyas residencias no estén amparadas en la Ley de Patrimonio Familiar'. Al contribuyente se le practicará la retención en doce cuotas mensuales, en una o en tres cuotas. Es decir, la banca se constituye en retenedor, se obliga a la cuenta bancaria y se retiene el 90 % del pago, no hay consulta entre ente retenedor y contribuyente. Al final prevalece la intención del desalojo a sectores que no podrán hacer frente a este proceso.

Dudas razonables sobre el destino real de estos recursos ante la falta de capacidad de gestión y control en el llamado proceso de descentralización y los gastos suntuarios que prevalecen en el Ejecutivo, Legislativo y Judicial, máxime cuando continúan los mismos; por ejemplo, los 855 mil balboas que se pagará a una empresa para que remodele el centro comercial Soho Mall donde se ubicará el MEF.

Esto hace recordar el caso Waked (2016), el cual ha interpuesto una demanda a consecuencia de lo que considera como pérdidas por la cesión del complejo comercial (1268 millones de balboas). Además, en medio de ello se revela la existencia de intereses extranjeros en la nueva relación del complejo comercial.

En medio de tanta calamidad que viven miles de panameños en materia de alimentación, salud, educación, vivienda, transporte, acceso al agua potable, desempleo, informalidad laboral y bajos salarios, las élites del poder económico y político preparan sus alianzas, mueven sus fichas para establecer acuerdos que les garanticen sus intereses económicos e impunidad, lo hacen incluso las supuestas ‘fuerzas de la partidocracia que se van a enfrentar'; en esta vorágine hay que incluir candidaturas seudoindependientes que les sirven. Por ello en el 2019: Nunca Más por los Mismos.

Frente a esta lectura nacional, insistimos, es necesario caminar hacia cambios institucionales que tengan como centro el desarrollo integral de la población, donde a través de transformaciones y mejoras institucionales se logren las condiciones para la vida y convivencia en plena dignidad, sin corrupción ni impunidad. La transformación institucional debe buscar siempre en forma deliberada y sostenida el bienestar general de todos y cada uno de los panameños.

Entendemos, por ende, que parte de la lucha es disputarles el poder político a los sectores que hasta hoy han engañado al pueblo, han asaltado las arcas del Estado y han promovido la corrupción.

La propuesta de adecentamiento de la esfera pública, junto con la hoja de lucha al lado del pueblo panameño en los diversos temas del acontecer nacional lleva al Frente Amplio por la Democracia (FAD), a ser la real alternativa, que en unidad con el pueblo triunfará en el 2019.

SECRETARIO GENERAL DE CONUSI-FRENADESO.