Temas Especiales

08 de May de 2021

Avatar del Mireya Lasso

Mireya Lasso

Columnistas

El mundo nos mirará otra vez

‘La solidaridad universal de la JMJ2019 deberá inspirarnos para que la próxima campaña electoral sea un modelo de civismo, de elecciones prístinas celebradas en armonía [...]'

El mundo nos mirará otra vez
El mundo nos mirará otra vez

Enero nos trae este año oportunidades y desafíos que los panameños debemos apreciar en todas sus dimensiones. Más allá de la trascendencia espiritual y religiosa que significa la JMJ2019, de inconmensurable valor para nuestro catolicismo y del mundo, a quienes habitamos este país se nos presenta una valiosa ocasión para demostrarles a todas las naciones que somos gente digna, culta y solidaria. Constituiría delito de lesa patria que la malográsemos con acciones reprochables o que la desaprovechásemos por nuestra propia indiferencia. No podemos permitirnos ninguna de esas dos conductas.

Aparte de la trascendental presencia del sumo pontífice de la grey católica, que además de autoridad religiosa es un líder político con influencia universal, estaremos ‘invadidos' como nunca por religiosos y gentes de buena fe venidos, literalmente, de todos los rincones del mundo. Jóvenes y representantes de medios de comunicación extranjeros nos conocerán de primera mano. Comentarán y reportarán sus vivencias entre nosotros y enviarán mensajes que serán positivos o negativos en la medida en que nuestras acciones u omisiones los propicien. El mundo entero nos estará mirando; nos incumbe a todos mostrar conductas ejemplares que den pie a noticias positivas sobre Panamá.

Nos es necesario hacer despliegue de bienes materiales, porque quienes llegan persiguen un encuentro consigo mismos de renovación espiritual para tratar de ser mejores personas; eso debemos copiarlo. Pero de paso —¿por qué negarlo?— querrán descubrir cómo es este país del cual han escuchado que tiene un mentado canal bien manejado, pero que también tuvo la inmerecida mala notoriedad de los ‘Panama Papers'. Cientos de miles de peregrinos, jóvenes y no tan jóvenes, y cientos de reporteros profesionales extranjeros colmarán nuestras calles y parques durante más de una semana; muchos compartirán la intimidad de nuestros hogares y de nuestras familias y, al final, se llevarán un retrato genuino del panameño común. Desde la óptica del turismo extranjero difícilmente se presentará otra ocasión tan productiva para la eficiente promoción de nuestro país en el exterior.

También tendremos el beneficio de una derrama de divisas extranjeras que impulsará la actividad de hoteles, restaurantes, transporte selectivo, operadores de turismo y comerciantes, desde los más encumbrados hasta los más humildes. Nuestra preparación de dos años será puesta a prueba y demostraremos nuestra capacidad para organizarnos y para actuar disciplinadamente cuando nos proponemos. Los eventos programados causarán tensión a los residentes del área metropolitana, porque demandarán ajustes extraordinarios para satisfacer necesidades de los visitantes: alimentación adecuada, transporte público eficiente, tráfico expedito, asistencias y guías corteses, seguridad personal, protección civil, servicios de emergencias. Los capitalinos debemos aceptar las incomodidades pasajeras con espíritu solidario y buen talante, porque traerán buenos réditos para el país, que somos todos.

Aparte de las actividades propias de los peregrinos, no debemos descuidar también el hecho de que es propicia la ocasión, como en anteriores JMJs, para una reunión directa del papa con la jerarquía universal de la Iglesia católica. ¡Tiene el papa tantos asuntos que tratarles en un mundo tan convulsionado dentro y fuera de la Iglesia! Imitemos su ejemplo de humildad y prestemos también cuidadosa atención a los mensajes diáfanos y certeros de religión y de moral que tendrá para el mundo desde aquí, y a las visitas que ha escogido realizar a ciertos grupos relegados de la sociedad.

La solidaridad universal de la JMJ2019 deberá inspirarnos para que la próxima campaña electoral sea un modelo de civismo, de elecciones prístinas celebradas en armonía con resultados aceptados por los candidatos para inaugurar un nuevo Gobierno revestido de legítima autoridad. El mundo nos mirará desde enero, demos el ejemplo.

EXDIPUTADA