La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Alberto Velásquez Morales

Columnistas

Aumentos a la Policía y nada para jubilados

El cerco policial que le hizo el Órgano Ejecutivo a los miembros del Órgano Legislativo el dos de enero pasado, continúa siendo objeto de numeroso

El cerco policial que le hizo el Órgano Ejecutivo a los miembros del Órgano Legislativo el dos de enero pasado, continúa siendo objeto de numerosos comentarios, especialmente relacionados con la posibilidad de que en ese momento se pudo romper el orden constitucional en nuestro país.

Existen múltiples razones para considerar esta y otras posibilidades, principalmente por un hecho muy evidente: el sospechoso y desproporcionado aumento en los salarios de los policías, y los sustanciales cambios en la estructura de mando de esta institución que, en vez de brindar seguridad, ha servido para amedrentar, frenar a la fuerza e impedir manifestaciones sociales por causa del mal manejo de una administración pública.

A los policías, durante los Gobiernos de Martinelli y ahora de Varela, le han aumentado los sueldos en los años 2010, 2011, 2016, 2017 y uno más a partir de la segunda quincena de este mes de enero.

¿Cuáles han sido los propósitos de estos aumentos, si la ciudadanía se queja a diario de los múltiples casos policivos y una delincuencia galopante?

En 1972, además de un general y un coronel había cinco tenientes coroneles. A partir de 2009 inventaron ministro y viceministro de Seguridad Pública, crearon 15 comisionados de policía, pero hoy día hay más de 320 comisionados y subcomisionados. Una superestructura adiposa reposando en oficinas refrigeradas.

En 2009 un comisionado ganaba 1800. En 2017 su salario base aumentó a 4300, más 1750 por gastos de representación y viáticos, sin incluir los sobresueldos.

A partir de este mes los incrementos serán de 50 a 150. Los mas beneficiados serán los tenientes, de 1250 a 1400.

Estos aumentos en los sueldos de los policías llaman poderosamente la atención. No es que estamos en contra de que se le pague bien por sus servicios. Pero sus sueldos serán para siempre, porque se jubilan con el último, a una edad tan temprana que pueden recibir sueldo de jubilado por un período entre 25 años y más, a costa del erario.

Anualmente, los sueldos de los policías nos cuestan alrededor de 1500 millones de balboas. ¿Cuál es el propósito de estos aumentos, mientras en el resto del sector público los sueldos son estáticos, solo al vaivén de los vínculos políticos? Mientras que, a los jubilados, con asignaciones paupérrimas, con manifestaciones de desgaste, atropellados por una policía muy bien pagada, no se les hace caso y mucho menos se vislumbra que les den una respuesta satisfactoria.

PERIODISTA