La Estrella de Panamá
Panamá,25º

14 de Oct de 2019

Avatar del Genaro López

Genaro López

Columnistas

Las tres ‘T' de Francisco

‘Seguidores de la lucha por tierra, trabajo y techo, los obreros de Panamá te damos la bienvenida papa Francisco'

Aún recuerdo el tiempo que pude compartir con Héctor Gallego en Chitra-Veraguas. Un sacerdote que vivió de manera sencilla al lado del campesinado, que sufrió las precariedades diarias de los humildes del campo, que los llamó a organizarse para defender su derecho a la vida digna, a la tierra. Su visión de una iglesia comprometida con los pobres generó el disgusto de terratenientes de la región. Gallego, nunca abandonó su compromiso con los humildes, al punto que fue detenido el 9 de junio de 1971, desaparecido bajo el régimen militar de Omar Torrijos. Los campesinos y el pueblo panameño seguimos exigiendo Justicia para Héctor Gallego, pero seguimos su llamado ‘Si desaparezco, ustedes no sigan buscándome, sigan luchando'. Tal como señala el sacerdote Conrado Sanjur ‘… la gente de la iglesia de base, la comunidad, la sociedad consciente define que a Héctor Gallego no se le puede quitar su carácter martirial'.

Gallego, no ha sido el único sacerdote en la región comprometido con los humildes del campo y la ciudad. Entre otros, Camilo Torres, sacerdote católico colombiano, pionero de la Teología de la Liberación, a quien la pobreza y la injusticia social atrajeron su atención, abrazó las causas de su pueblo, muere en combate en 1966. Rutilio Grande García, sacerdote jesuita y amigo de monseñor Romero, fundador de la organización campesina Comunidades Eclesiales de Base, amado por los campesinos y odiado por los terratenientes, asesinado por los escuadrones de la muerte en El Salvador en 1977. En la homilía de despedida de Rutilio, monseñor Romero señalaba: ‘En momentos muy culminantes de mi vida él estuvo muy cerca de mí y esos gestos jamás se olvidan; pero el momento no es para pensar en lo personal, sino para recoger de ese cadáver un mensaje para todos nosotros que seguimos peregrinando. El mensaje, que quiero tomarlo de las palabras mismas del papa cuando nos habla de la evangelización, nos da la pauta para comprender a Rutilio Grande: ¿Qué aporta la Iglesia a esta lucha universal por la liberación de tanta miseria?'.

Qué decir de Óscar Arnulfo Romero, san Romero de América. Quien al aproximarse a la difícil situación socioeconómica y política que vivían los pobres de su país, lo llevan a denunciar la pobreza y marginación de las mayorías desposeídas, la concentración de la riqueza por unos pocos, y a reiterar denuncias de la violencia militar, que llegaba hasta el asesinato de sacerdotes. En febrero de 1980 escribió una larga carta al presidente estadounidense Jimmy Carter, pidiéndole que cancelase toda ayuda militar, pues fortalecía un poder opresor. El 23 de marzo de 1980, Domingo de Ramos, pronunció en la catedral una valiente homilía dirigida al Ejército y la Policía, ‘les pido, les ordeno a los soldados no matar'; al día siguiente, durante la celebración de una misa, fue asesinado en el mismo altar por un francotirador, a solicitud de grupos de ultraderecha.

Este es el martirio de sacerdotes y monjas que hacen suyos el evangelio de los pobres, discriminados, excluidos, por un sistema que niega el llamado del papa Francisco de una Iglesia comprometida con los marginados.

El papa dice que nuestra civilización parece haber olvidado la solidaridad. ‘La solidaridad es más que algunos actos de generosidad esporádicos. Es pensar y actuar en términos de comunidad, de prioridad de vida de todos sobre la apropiación de los bienes por parte de algunos. También es luchar contra las causas estructurales de la pobreza, la desigualdad, la falta de trabajo, la tierra y la vivienda, la negación de los derechos sociales y laborales. Es enfrentar los destructores efectos del Imperio del dinero. La solidaridad, entendida, en su sentido más hondo, es un modo de hacer historia y eso es lo que hacen los movimientos populares'.

Habla de Tierra, Techo y Trabajo como derechos sagrados, plantea que el amor a los pobres está al centro del Evangelio, es la Doctrina Social de la Iglesia.

Seguidores de la lucha por tierra, trabajo y techo, los obreros de Panamá te damos la bienvenida papa Francisco.

SECRETARIO GENERAL DE CONUSI – FRENADESO.

‘(El papa Francisco) Habla de Tierra, Techo y Trabajo como derechos sagrados, plantea que el amor a los pobres está al centro del Evangelio, es la Doctrina Social de la Iglesia'