26 de Feb de 2020

Ricardo Soto

Columnistas

Y premiamos el servilismo

‘Mira, yo entregué la economía de mi país, me merezco que me des mi puesto'

Por entregar a plazos a nuestro país a la OCDE, a la canciller probablemente la premien con un puesto en la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) como directiva. Muy bien, que lo que no le dé Dios se lo den los honorables diputados. Porque no salimos de una lista para entrar en otra. Porque, pese a todos los ‘esfuerzos' de la Cancillería de saltar como perros amaestrados a seguir las recomendaciones para cumplir con las listas de la OCDE y la Unión Europea para evitar la evasión fiscal y el lavado de dinero, siempre nos meten en una nueva lista cuando salimos de la anterior. De hecho ya estamos en otra.

Bueno, pero tenemos un aliado, aunque para la Cancillería pareciera que Trump nunca ganó. El Departamento del Tesoro de los Estados Unidos comentó la nueva lista de la Unión Europea.

Para el Departamento del Tesoro gringo, la lista de países redactada por la Comisión Europea tiene defectos importantes en la metodología y substancia de la lista.

El GAFI es la entidad encargada de luchar contra el lavado de dinero, el financiamiento del terrorismo y la financiación de armas de destrucción masiva. Ellos ya desarrollan una lista de países y jurisdicciones con alto riesgo de que se lleven a cabo estas actividades, y examinan las deficiencias mediante un proceso comprehensivo sujeto a ‘peer review' y además vigilan la implementación de medidas de prevención. Panamá ha tenido que hacer esfuerzos costosos para poder cumplir con esas recomendaciones. La Comisión Europea ahora busca redundar en el tema com su propia lista y su propia metodología, la cual afecta a jurisdicciones que ya cumplen con el GAFI, lo cual crea conflictos tipo ‘¿a quién le vamos a hacer caso ahora?'. La lista de la Comisión Europea resulta notoriamente distinta de la del GAFI, así que no se puede saber quién cumple o no. Además, a diferencia del GAFI, la Comisión Europea no dice cómo los países se pueden sumar a las listas y no les da tiempo para hacerlo.

Los Estados Unidos protestan que un montón de jurisdicciones dentro de los Estados Unidos estén en la lista de la Comisión Europea, la cual se cuidó de meter en la lista a las jurisdicciones ‘offshore', pero no las ‘in shore' de los Estados Unidos. La Comisión Europea puede ser obtusa, pero no tonta, no quiere provocar demasiado al hombre anaranjado. Estas jurisdicciones ‘offshore' de los Estados Unidos se encuentran también bajo la estricta regulación del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos. Por lo tanto, no están obligadas a cumplir con lo que exige la Comisión Europea. ¿No se supone que el Departamento de Tesoro es el principal interesado en que no se usen sus jurisdicciones para fomentar el terrorismo o las armas de destrucción masiva?

Ya podemos adivinar la postura de la Cancillería en todo esto, tras llamar a su embajador en la Unión Europea, en lugar de buscar apoyo en los Estados Unidos y otras jurisdicciones declarando que el GAFI es el que manda en estos temas. Seguramente acabarán entregando de nuevo a Panamá a la Unión Europea. A cambio de nada o, mejor dicho, a cambio de un puesto en la ONU y/o en la ACP.

Dicen que aquellos que no se apoyan mutuamente, terminan colgados por separado. Y esto es lo que ha hecho Panamá al lidiar con la Unión Europea y la OCDE. Se han rehusado a oír los planteamientos de una colaboración de los países de las listas para protestar los elementos claramente proteccionistas económicos de las mismas. En su lugar, prefieren que nos estrangulen a todos de uno a uno. Esto seguramente se verá bien en el currículum cuando, terminado el actual período, los funcionarios vayan a pedir trabajos en organismos internacionales. ‘Mira, yo entregué la economía de mi país, me merezco que me des mi puesto'. Los que tenemos que vivir en Panamá ya no importamos. Que paguen con sus impuestos la actuación del actual Gobierno en el caso Waked, mientras los que no quisieron meter la mano en el fuego, salen premiados.

ABOGADO

‘Ya podemos adivinar la postura de la Cancillería en todo esto, tras llamar a su embajador en la (UE) [...]'

‘Para el Departamento del Tesoro gringo, la lista de países redactada por la (CE) tiene defectos [...]'